La aplicación de jasmonato de metilo aumenta la calidad postcosecha y reduce el rajado de las cerezas -
junio 26, 2020

La aplicación de jasmonato de metilo aumenta la calidad postcosecha y reduce el rajado de las cerezas

La mayor producción de cerezas en la provincia de Alicante se encuentra en la zona amparada por la Indicación Geográfica Protegida (IGP) “Cerezas de la Montaña de Alicante”. Sin embargo, aunque esta zona tiene características agroclimáticas especiales para el cultivo del cerezo, también tiene un mayor número de precipitaciones que en el resto de la Comunidad Valenciana, lo cual puede afectar al cracking o rajado de las cerezas especialmente cuando los frutos se encuentran en un estado de desarrollo cercano al momento de la cosecha. Así, el rajado de las cerezas da lugar a importantes pérdidas económicas afectando año tras año a los distintos productores. Además, tras la recolección, las cerezas son frutos altamente perecederos y con una reducida vida útil, de modo que la pérdida de calidad se debe fundamentalmente a cambios en los atributos organolépticos y sensoriales, tales como la acidez, firmeza, cambios de color y aparición de podredumbres de tipo fúngico (Serradilla et al., 2010).

Los jasmonatos son compuestos que se encuentran de forma natural en las plantas, afectando a la maduración tanto en frutos climatéricos como no climatéricos. De hecho estos compuestos aplicados durante distintas fases del crecimiento del fruto pueden afectar a la maduración e incrementar tanto el peso, la firmeza como el color rojo de los frutos. Además La aplicación de jasmonatos contribuye a la reducción de los daños por frío en frutos sensibles al almacenamiento a bajas temperaturas, además de incrementar los compuestos bioactivos incrementando los mecanismos de defensa de la planta (Peña-Cortés et al., 2005).

El rajado en cerezas puede provocar importantes pérdidas económicas.

El experimento

El estudio se llevó a cabo durante el ciclo de producción de la primavera de 2019 en la finca experimental de la IGP ‘Cerezas de la montaña de Alicante’ situada en Patró (Alicante). Mediante pulverización foliar se aplicó jasmonato de metilo (JaMe) 0,5 mM en cerezas Prunus avium L. de la variedad Prime Giant (PG) y Early Lowry (EL). Las aplicaciones foliares (3 L/árbol), se realizaron en tres momentos clave del desarrollo del fruto en tres lotes por tratamiento de 10 árboles cada uno: Un lote fue tratado al inicio del endurecimiento del hueso (T1), otro lote se trató en el endurecimiento del hueso y además recibió un segundo tratamiento con el inicio de los cambios de color(T2). Finalmente, en un tercer lote de 10 árboles se aplicó JaMe en el endurecimiento del hueso, coincidiendo con los cambios de color y en la finalización del crecimiento y desarrollo (T3). Con este diseño experimental tratamos de dilucidar cuántas deberían de ser las aplicaciones a realizar en pre-cosecha para conseguir un efecto positivo.

El agrietado de los frutos durante el periodo pre-cosecha se evaluó mediante el conteo en el árbol de 20 frutos etiquetados por tratamiento, localizados alrededor del perímetro de los árboles. Además, en el momento de la cosecha se evaluó el índice de agrietamiento a través de inmersiones en agua de 100 frutos sin agrietar por tratamiento, siguiendo la metodología descrita por Christensen (1996). Además, una vez recolectados los frutos en su madurez comercial, determinado por los técnicos de la finca, se almacenaron en refrigeración por día de muestreo 3 lotes de 10 cerezas por tratamiento y número de aplicaciones, durante 0, 7, 14 y 21 días con el objetivo de evaluar su vida útil. La respiración se determinó mediante sistema estático en el lote completo de frutos; el peso, y la firmeza se determinaron individualmente en cada cereza. El color se determinó por triplicado en cada fruto utilizando un colorímetro Minolta CR-300 y el contenido en compuestos fenólicos se evaluó en una muestra homogénea de cada lote por triplicado. Para una información más detallada, los procesos analíticos están descritos por Serrano et al., (2009).

foto

Finca experimental de la IGP ‘Cerezas de la montaña de Alicante’, situada en Patró (Alicante), donde se ha realizado el estudio.

foto

Muestreo de las cerezas utilizadas en el ensayo.

Efecto del jasmonato de metilo sobre la calidad de las cerezas

Los tratamientos con JaMe redujeron la respiración en las dos variedades de cereza (EL y PG) en el momento de la recolección comercial y se mantuvieron a lo largo del almacenamiento en post-cosecha, constatando así el menor metabolismo y senescencia de estos frutos con respecto a los frutos controles (Figura 1).

foto

Figura 1: Evolución de la respiración de las cerezas controles y tratadas en pre-cosecha con JaMe 0,5mM (EL y PG) desde el momento de la recolección.

La reducción de la respiración en los frutos tratados se observó con la aplicación de tan sólo dos tratamientos en precosecha (endurecimiento del hueso e inicio de los cambios de color). Esta disminución de la respiración en los frutos tratados con JaMe, pudo ser debida a un menor metabolismo celular que conllevaría un retraso en el proceso de senescencia (García-Pastor et al., 2019).

foto

Figura 2: Evolución de la pérdida de peso (%) de cerezas controles y tratadas en pre-cosecha con JaMe 0,5mM (EL y PG) durante su almacenamiento a 2°C.

En cuanto a las pérdidas de peso durante el almacenamiento post-cosecha, cabe resaltar que ambas variedades de cereza mostraron menores pérdidas de peso con la aplicación de un sólo tratamiento con JaMe 0,5 mM, concretamente en el endurecimiento del hueso.

En la figura 2 se observa la menor pérdida de peso en los frutos tratados (T1) con respecto al control en ambas variedades, por lo que una sola aplicación en este momento clave podría ejercer un efecto positivo en relación con la pérdida de peso de estas variedades.

Con respecto a la evolución de la firmeza de los frutos durante el almacenamiento, se observó que todos los tratamientos fueron eficaces a la hora de mantener este parámetro en comparación con los frutos controles desde el momento de la recolección. De hecho, en la variedad EL fue suficiente una sola aplicación (endurecimiento del hueso) con JaMe para mostrar niveles de firmeza mayores que el control (Figura 3). Sin embargo, durante el almacenamiento en post-cosecha, los frutos sobre los que se realizaron tres aplicaciones precosecha, fueron los que mayores niveles de firmeza presentaron en comparación con el control para ambas variedades en general. Este mantenimiento de la firmeza de las cerezas ha sido atribuído a una menor actividad de las enzimas de degradación de la pared celular inducido por las aplicaciones de JaMe (Sayyari et al., 2011).

foto

Figura 3: Evolución de la Firmeza (N mm-1) de las cerezas controles y tratadas en pre-cosecha con JaMe 0,5mM (EL y PG) durante su almacenamiento a 2°C.

Los tratamientos con JaMe incrementaron el color rojo de estos frutos. De hecho, observamos como las cerezas tratadas contenían mayores niveles de compuestos fenólicos siendo las antocianinas los compuestos fenólicos mayoritarios responsables del color rojo de las cerezas. De forma general, se observó que al realizar tres tratamientos en los momentos clave del desarrollo del fruto se alcanzaron los mayores contenidos en compuestos fenólicos en las dos variedades estudiadas (Figura 4). La inducción de compuestos fenólicos en frutos tratados con JaMe ha sido constatado en frutos de un amplio número de especies vegetales (García-Pastor et al., 2019).

foto

Figura 4: Evolución del contenido en Fenoles Totales (mg 100g-1) en cerezas controles y tratadas en pre-cosecha con JaMe 0,5mM (EL y PG) durante su almacenamiento a 2 °C.

La sensibilidad al rajado se evaluó durante el desarrollo en pre-cosecha y en el momento de la recolección de ambas variedades de cereza, las cuales mostraron diferencias entre ellas con respecto a este parámetro. Así, no se observó ninguna mejora en las cerezas EL tratadas con JaMe (datos no mostrados), pero sí en la variedad PG, en la cual la sensibilidad al rajado disminuyó de forma significativa tras una sola aplicación en un 80% en comparación con las cerezas que no fueron tratadas con JaMe. Esta resistencia fue disminuyendo con el avance del estado de madurez de los frutos en el árbol (Figura 5). Asimismo, en el momento de la recolección se realizó una inducción del agrietado mediante inmersión de las cerezas recién recolectadas y sin agrietar. No se observaron diferencias en la variedad EL, pero sí observamos una disminución significativa del índice de agrietado en las cerezas PG tratadas con JaMe (Figura 6).

foto

Figura 5: Evolución del rajado (nº de frutos rajados) en cerezas ‘Prime Giant’ tratadas en pre-cosecha con JaMe 0,5 mM y controles a lo largo del mes de Mayo tras las sucesivas lluvias acaecidas a partir del 3 de Mayo.

foto

Figura 6: Indice de agrietado en cerezas ‘Early Lowry’ y ‘Prime Giant’ tratadas en pre-cosecha con JaMe 0,5 mM y controles tras la recolección comercial.

Es posible que el incremento de la firmeza en las cerezas tratadas con JaMe estuviera involucrado en la reducción del agrietado o rajado de las cerezas. De hecho, esta relación ha sido observada con anterioridad en varios estudios. Sin embargo, también se ha observado el efecto contrario en arándanos, donde la mayor firmeza de las bayas estimulaba el rajado en unas variedades, aunque en otras una mayor firmeza producía un efecto protector frente a esta alteración, por lo que esta relación podría estar vinculada a la variedad del fruto (Balbotín et al., 2018).

Conclusiones

Las aplicaciones precosecha con JaMe en las cerezas provocaron menores pérdidas de peso durante el almacenamiento, una mayor firmeza, intensidad de color y resistencia al rajado, así como un incremento en el contenido de compuestos bioactivos. La capacidad del JaMe de inducir los sistemas de defensa y los mecanismos de resistencia al rajado en las cerezas, podría ser dependiente de la variedad y más eficiente a partir de dos aplicaciones, constituyendo una herramienta eficaz y sostenible en el manejo de este cultivo.

Agradecimientos

Este trabajo ha sido financiado por la Generalitat Valenciana (GVA) a través de la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana (2019/VALORA/VSC/010), por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) 2014-2020, además de la inestimable ayuda aportada por el Consejo Regulador de la IGP «Cerezas de la Montaña de Alicante» en la realización de este estudio.

Referencias bibliográficas

  • Balbontín, C., Gutiérrez,C, Wolff, M., Figueroa, C.R. 2018. Effect of abscisic acid and methyl jasmonate preharvest applications on fruit quality and cracking tolerance of sweet cherry Chilean Journal of Agricultural Research, 78: 438-446   
  • Christensen, J.V., 1996. Rain-induced cracking of sweet cherries: its causes and preven- tion. In: Webster, A.D., Looney, N.E. (Eds.), Cherries: Crop Physiology, Production and Uses. CAB International, UK, pp. 297–327.
  • García-Pastor, M.E., Serrano, M., Guillén, F., Castillo, S., Martínez-Romero, D., Valero, D., Zapata, P.J. 2019. Methyl jasmonate effects on table grape ripening, vine yield, berry quality and bioactive compounds depend on applied concentration. Sci Hortic 247: 380– 389.  
  • Peña-Cortés, H., Barrios, P., Dorta, F., Polanco, V., Sánchez, C., Sánchez, E., Ramirez, Y. 2005. Involvement of jasmonic acid derivatives in plant responses to pathogens and insects and in fruit ripening. J. Plant Growth Regul. 23, 246-260.
  • Sayyari, M., Babalar, M., Kalantari, S., Martínez-Romero, D., Guillén, F., Serrano, M., Valero, D. 2011. Vapour treatments with methyl salicylate or methyl jasmonate alleviated chilling injury and enhanced antioxidant potential during postharvest storage of pomegranates. Food Chemistry 124, 964-970.
  • Serradilla, M.J., Martín, A., Hernandez, A., López-Corrales, M., Lozano, A.M., De Guía Córdoba, M. 2010. Effect of the commercial ripening stage and postharvest storage on microbial and aroma changes of ‘Ambrunés’ sweet cherries Journal of Agricultural and Food Chemistry, 9157-9163.
  • Serrano, M., Díaz-Mula, , H.M., Zapata, P.J., Castillo, S., Guillén, F., Martínez-Romero, D., Valverde, J.M., Valero, D. 2009.Maturity stage at harvest determines the fruit quality and antioxidant potential after storage of sweet cherry cultivars. J. Agric. Food Chem. 57: 3240-3246.

Fuente: interempresas.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *