Platanos: “El aumento de la producción ecológica no supone una transición equivalente a la producción de comercio justo”

Las condiciones de cultivo para las bananas en Latinoamérica son muy buenas y el sector prevé una producción constante lo que queda de año en México, además de en Perú, Guatemala, Colombia y Ecuador.

La producción ecológica necesita un clima más seco
Desde el punto de vista de la demanda, existe más interés significativamente por las bananas ecológicas. “La demanda de bananas continúa creciendo. Dado que son uno de los principales impulsores de las ventas de frutas y hortalizas ecológicas, el número de consumidores que consume puramente bananas ecológicas es mayor que en años anteriores”, dice Mayra Velázquez de León, de Organics Unlimited. Como resultado del incremento de la demanda, Velázquez de León percibe un interés considerablemente mayor en la producción ecológica. Sin embargo, el cultivo de bananas ecológicas no es posible en todas las zonas bananeras, pues requiere de un clima más seco que permita el crecimiento sin el uso de los pesticidas y fumigantes convencionales. “Por este motivo, vemos que el mayor crecimiento se está dando en países como Ecuador, Perú y México. En el centro de México, en particular, la producción ecológica ha vivido un boom gracias en parte a su clima, su suelo fértil y una ubicación privilegiada como vecino de los Estados Unidos, uno de los mayores mercados de consumo del sector ecológico”, explica Velázquez de León.

Mayra Velázquez de León.

Prisas por satisfacer los requisitos ecológicos
“El aumento de la producción ecológica no supone una transición equivalente a la producción de comercio justo”, añade. “En especial porque están incursionando en el mercado ecológico grandes actores, existe un apresuramiento por cumplir los requisitos de la producción ecológica, pero la etiqueta ecológica no se traduce automáticamente en prácticas comerciales justas, por eso es importante ser consciente de lo que hay detrás de la marca (o marcas) que decidimos apoyar”.

Ahora más que nunca, a los consumidores les interesa la transparencia. Quieren saber quién cultiva sus alimentos, si ponen en marcha prácticas laborales éticas y cómo apoyan a sus comunidades. “Depende de nosotros, como distribuidores y, en especial, como retailers, educar a los consumidores sobre el impacto de sus compras cuando deciden apoyar algo como nuestra etiqueta GROW, que ayuda a los productores y a sus familias, comunidades y entornos”, comparte Velázquez de León.

Asia ofrece oportunidades de exportación
Latinoamérica exporta sus bananas sobre todo a Europa y Estados Unidos. Sin embargo, hay oportunidades en nuevos mercados. “Los mercados asiáticos, en especial China, se están abriendo al mercado mundial de la banana ecológica y el sector les da una calurosa bienvenida”, dice Velázquez de León. “Japón es un mercado en crecimiento para nosotros, Organics Unlimited, y seguimos explorando otras oportunidades en esa región también”.

Amenazas para el sector
Además de la amenaza de los aranceles, una de las principales amenazas es la presión a la baja sobre los precios, a medida que van entrando actores más grandes en el mercado de las bananas ecológicas. “Es vital que no perdamos de vista lo que implica el cultivo de una banana, porque hay seres humanos detrás y de este cultivo dependen países enteros”, subraya Velázquez de León. La producción ecológica requiere procesos estrictos y considerablemente más mano de obra para garantizar que la fruta prospere de manera ecológica. “Nuestro trabajo es educar a los consumidores sobre lo que hay detrás del coste más alto del producto ecológico, que es el coste verdadero y justo de ese producto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *