marzo 3, 2024

Chavimochic III: Reactivación, Nuevos Tramos y Meta para el Desarrollo Hidráulico

En la tercera etapa del proyecto de irrigación Chavimochic, luego de siete años de inactividad, se avanza hacia la reactivación mediante la modalidad Gobierno a Gobierno (G2G). Países Bajos y Canadá han presentado propuestas técnicas y económicas para completar la presa Palo Redondo y la tercera línea del sifón Virú. El Comité Evaluador del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego evaluará las propuestas, y se espera elegir al Estado responsable en la segunda semana de enero, proyectando la finalización de las obras en 2026 con un costo estimado de alrededor de US$ 300 millones.

Además, se destaca la importancia del canal madre en la tercera etapa de Chavimochic. En un acuerdo entre el Gobierno Regional de La Libertad, el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, y ProInversión, se planifica la licitación vía Asociación Público Privado (APP) para la construcción del canal madre y el mantenimiento de la tercera etapa. Se ha desarrollado un nuevo trazo para el canal, buscando mayor predictibilidad en los plazos y evitando interferencias, aunque se reconoce un aumento de costos en su construcción.

El Proyecto Especial Chavimochic indica que el concurso de APP para el canal se estructurará mientras avanzan las obras de la presa Palo Redondo y la tercera línea del sifón Virú. A pesar de un probable incremento de costos debido al nuevo trazo, se espera que la conducción del agua sea más segura y menos propensa a daños. El costo estimado del tramo principal, inicialmente de US$ 247 millones, podría alcanzar los US$ 300 millones con la actualización de precios.

En términos generales, Chavimochic III apunta a incorporar 63,000 nuevas hectáreas de tierras, mejorar las condiciones de riego en otras 48,000 hectáreas y beneficiar a más de 32,000 familias de agricultores, generando más de 150,000 nuevos puestos de trabajo. Además, suministrará agua potable a la población de Trujillo y agua de riego para extensas áreas agrícolas. El proyecto está valorizado en US$ 715 millones, con un presupuesto adicional de US$ 31 millones para su supervisión, según el Consejo Privado de Competitividad. Este impulso en proyectos de riego busca contribuir al crecimiento de las agroexportaciones peruanas, que superaron los US$ 10,000 millones en 2022.