octubre 1, 2022

Articulo tecnico, hoy: Observaciones bioecológicas de los barrenadores en el cultivo de arroz

INTRODUCCION

En el cultivo de arroz se registra una gran diversidad de artrópodos fitófagos los cuales mantienen una asociación relativamente estable entre ellos y los enemigos naturales. Dentro del grupo de insectos fitófagos se reportan los barrenadores, que son insectos Lepidopteros pertenecientes a la familia Pyralidae. Los barrenadores del tallo que mayor incidencia tienen en el cultivo de arroz son el Diatraea sp y Rupela albinella.

Diatraea spp. es un insecto común en los cultivos de maíz, sorgo y caña de azúcar, su importancia económica es variable lo mismo que la preferencia por atacar ciertas partes de la planta, en determinadas épocas y edad del cultivo.

La importancia económica de este insecto fitófago, se debe a su amplia distribución en América, por tener un gran número de hospederos y por su hábito alimenticio como barrenador que dificulta el control químico y lo protege de algunos enemigos naturales.

El daño en plantas de arroz lo realiza la larva al perforar el tallo y alimentarse del tejido esponjoso, realizando galerías que destruyen el meristemo apical, ocasionando la sintomatología conocida como corazón muerto, el cual disminuye el número de macollas y panículas por unidad de área. Cuando el ataque se produce en la etapa de floración, originan panículas blancas, vanas y erectas, que se desprenden fácilmente al ser haladas, reduciendo los rendimientos.

Rupela albinella, conocida como “la novia del arroz” es un insecto esporádico que reduce levemente el rendimiento del cultivo y sus daños se registran por focos cuando se presentan altas poblaciones. Este insecto no se considera de importancia económica en arroz. La presencia de sus larvas se asocia con la aparición de hongos como Sarocladium.

En la subregión del San Jorge-Sucre, durante el 2005 A, se registró la presencia de adultos de R. albinella a partir del inicio del primordio floral hasta el inicio de floración con poblaciones promedio de 2 insectos por 100 pdj; en la etapa vegetativa no se registró presencia y escasos insectos en la maduración. Esta zona se caracteriza por presentar una alta presencia de enemigos naturales (Saavedra, 2006).

En el agroecosistema arrocero, la frecuencia e intensidad de ataque ha ido aumentando en los últimos años, debido a la poca rotación con cultivos de hoja ancha como soya, al uso inadecuado de prácticas culturales, la susceptibilidad de la variedad de arroz Fedearroz 2000 y al uso indiscriminado de insecticidas de amplio espectro que han eliminado los enemigos naturales que regulan las poblaciones de este insecto en condiciones de campo.

 

GENERALIDADES DE LOS BARRENADORES

Los barrenadores del tallo han sido considerados como los principales insectos dañinos en el mundo arrocero. Cuatro especies económicamente importantes están ampliamente distribuidas en Asia: el barrenador rayado Chilo suppressalis, el barrenador amarillo Scirpophaga incertulas (Walter), el barrenador blanco S. innotata y el barrenador rosado Sesamia inferens (Walter). De estos solo C. suppressalis y T. invertulas han sido ampliamente estudiados. Diatraea saccharalis, barrenador de la caña de azúcar es común en América Latina lo mismo que el barrenador menor del tallo del maíz Elasmopalpus lignosellus, presente en cultivos de arroz de secano mecanizado. Estas especies causan daños graves en áreas localizadas de las Américas y África.

Diatraea spp.

El género Diatraea sp. (Lepidoptera: Pyralidae), es muy diverso, se registran aproximadamente más de 20 especies entre las cuales se encuentran reportadas para Colombia: D. saccharalis (Fabricius), D. lineolata (Walker), D. crambioides (Grote), D. indigenella (Dyar y Heinrich), D. tabernella (Dyar), D. busckella (Dyar) y Heinrich) y D. grandiosella (Dyar).

El género Diatraea es reconocido mundialmente como uno de los que mas problemas causan al cultivo de caña de azúcar. Algunas de las causas que hacen difícil su control son: la diversidad de especies dentro del mismo género, la amplia gama de cultivos y malezas que sirven de hospederos; su capacidad de daño y hábitos como barrenador o taladrador de los tallos.

Distribución geográfica. El barrenador del tallo de la caña de azúcar se le encuentra desde el sur de los Estados Unidos, Las Antillas, Centroamérica hasta la Argentina. A continuación se realiza una descripción de la especie Diatraea saccharalis Fabricius, el cual se le conoce como barrenador de la caña de azúcar, barrenador del tallo o pasador. Esta especie se registra en el cultivo de arroz en Colombia.

Descripción y biología. La hembra es una polilla de color crema y hábitos nocturnos. Se caracteriza por las estrías bien marcadas en las alas y por los palpos extendidos hacia delante a manera de pico corto. El tamaño de la mariposa varía de 2 a 2.6 cm. La duración del estado adulto es de 4 a 6 días. Los adultos son de hábitos nocturnos. Las hembras normalmente ovipositan durante la noche en las hojas superiores de las plantas.

Los huevos individuales son ovalados, elípticos y aplanados de color crema recién ovipositados y rojizos al acercarse la eclosión. Miden alrededor de 1 mm. Los huevos son colocados en masa en número de 10 a 60 superpuestos como escamas de pescado. Las posturas se encuentran tanto en el haz como en el envés de las hojas superiores de las platas de arroz. El período de incubación es de 5 a 8 días.

La larva es de color crema con la cabeza parda oscura, tienen tres pares de patas torácicas y cinco pares de patas abdominales. Presentan en la parte dorsal de cada uno de los segmentos del cuerpo cuatro manchas ovaladas de color gris oscuro, dispuestas en forma de trapecio y de cada una sale un pelo o seta. Tienen tres pares de patas toráxicas y cinco pares de patas abdominales.

Las larvas completamente desarrolladas se encuentran dentro de los tallos. El período larval es de 18 a 25 días, durante el cual pasa por seis instares. Antes de empupar la larva hace un orificio en el tallo para facilitar la salida del futuro adulto.

La pupa es de forma alargada y color café claro, mide de 1 a 2 cm de longitud. Este estado transcurre dentro del tallo y dura de 8 a 14 días. El ciclo biológico de Diatraea dura de 35 a 53 días distribuidos entre los diferentes estados.

Daños: Los adultos de este barrenador aparecen en el cultivo de arroz alrededor de los 30 días. Los daños son causados por las larvas. Ellas inicialmente se alimentan de las hojas tiernas y después de la primera muda penetran al tallo, preferiblemente por la parte apical, debido a que los huevos son depositados en las hojas superiores. Dentro del tallo se localizan en los entrenudos superiores, se alimentan construyendo galerías longitudinales. Pueden penetrar el tallo en diferentes sitios y pasar a otro tallo o a otra planta. El orificio por donde penetran las larvas, lo cubren con residuos de tejidos para protegerse de los enemigos naturales.

Las larvas perforan el tallo y se alimentan del tejido destruyen el punto de crecimiento, ocasionando dos síntomas típicos: “corazón muerto” o “panículas blancas”. Si el ataque se produce al inicio de la floración, las hojas se secan, no hay formación de granos, dando lugar a la aparición de panículas blancas, vanas y erectas, las cuales al ser haladas se desprenden fácilmente.

El daño que causa este barrenador se aprecia desde la época de macollamiento hasta la floración. La máxima población de macollas afectadas se encuentra entre los 45 y 60 días después de la emergencia del cultivo. Las plantas atacadas se reconocen por la presencia de perforaciones en el tallo y el resto de tejidos de aspecto húmedo. El daño es más frecuente en arroces de secano manual.

Rupela albinella Cramer.

Este insecto pertenece al orden Lepidóptera y a la familia Pyralidae. Comúnmente conocido como “la novia del arroz”, debido a su color blanco. Foto 1.

Distribución geográfica. Es la especie más común de la subfamilia Schoenobiinae registrándose desde México hasta Brasil. Ha sido reportada en el Caribe, América Central y América del Sur, incluyendo Perú y Colombia.

Descripción y biología. El adulto es una mariposa blanca brillante de 3 cm de longitud de hábito nocturno, con el cuerpo cubierto de escamas planas superpuesta. La hembra presenta una mancha color naranja en el último segmento abdominal, vive de 5 a 8 días y generalmente es más grande que el macho que vive de 4 a 6 días.

El Tórax presenta un mechón de pelos sedosos que sobresalen visiblemente de la superficie. La cabeza está muchas veces escondida por este mechón de pelos pero se distinguen los ojos de color negro. Los palpos maxilares son cortos.

Las hembras ovipositan en las hojas 2 o 3 masas de huevos, cada una de 80 a 120 huevos, de color verde amarillento cubiertos por una masa blanca. Los huevos son lisos y ovalados. Miden aproximadamente 0.75 mm de largo y 0.5 mm de ancho. El período de incubación es de 7 días.

Ensayos realizados por Matta et al., 1993, registran 3.3 masas de huevos/planta en plantas de 60 días. El insecto prefiere las plantas de más edad y hace por ello un mínimo daño a la panícula en desarrollo. El insecto deposita 14% de los huevos en el tallo y 86% en el follaje. La hembra colocó 22% de las masas de huevos en las hojas segunda y tercera. Las hojas jóvenes fueron las menos ovipositadas, siendo las hojas del tercio inferior las preferidas para ovipositar. En el haz de las hojas se halló 23% de las masas de huevos y en el envés 3 veces más con 78%. La preferencia por las hojas inferiores y el envés de la hoja podría ser un mecanismo de defensa del insecto al ataque de enemigos naturales (CIAT, 1980) citado por Matta et al., 1993.

Las larvas son blancas de color crema, cabeza pequeña de color rojizo. El abdomen termina en punta y presenta una línea dorsal longitudinal de color café. Tiene tres pares de patas torácicas de color crema terminadas en un gancho muy pequeño. Los cuatro pares de patas abdominales son poco desarrolladas. La cabeza es de tamaño reducido en relación al cuerpo. La textura de la piel es espinosa, cada espina en forma estrellada longitudinalmente. La larva pasa por 6 instares y dura de 35 a 50 días. El primer instar es de color oscuro, los subsiguientes son de color blanco cremoso.

 

La pupa se encuentra dentro del tallo perforado. Presenta una coloración blanca cremosa. Mide en promedio 2 cm de longitud. El período de incubación es de 7 a 12 días y lo desarrolla dentro del tallo en un capullo de seda blanco conectado al agujero de salida. Este es formado antes de empupar y está cubierto y cerrada al exterior con una membrana sedosa de color café ubicada sobre la superficie del tallo.

Aspectos ecológicos. La larva es el estado dañino. El número de adultos se incrementa a partir de los 30 días de emergencia del cultivo. Las posturas se presentan a partir de los 30 días, alcanzando el máximo a los 60 días La segunda y tercera hoja son las preferidas para ovipositar. La hembra prefiere las hojas inferiores y el envés. El barrenador es favorecido por la humedad ambiental.

Daño: El daño de la novia del arroz lo causa la larva. Las larvas recién eclosionadas se desplazan cierta distancia y pueden ser transportadas por el viento, colgadas de sus hilos de sedas. Las larvas recién eclosionadas bajan por la hoja, colgadas de hilos de seda y permanecen en la vaina (foto 1). Penetran el tallo por la unión de los entrenudos, cerca de la superficie del suelo. La mayoría de las larvas se localizan en la parte inferior del tallo, o sea en el primer y segundo entrenudo. Se pueden encontrar más de una larva por tallo y cada una ocupa un sitio diferente

Generalmente la larva se localiza en los dos tercios inferiores del tallo, lo cual la diferencia de Diatraea que se encuentra en la mayoría de los casos en el tercio superior del tallo, donde se aprecian los orificios que realiza la larva antes de empupar, mientras que los de la larva de Rupela se encuentran siempre en la base del tallo.

Las larvas roen las paredes internas de los entrenudos en forma discontinua, haciendo pequeñas concavidades, sin romper la cuticula. La larva realiza el daño en forma ascendente. Pasa de un entrenudo a otro rompiendo el tabique que los separa. Los residuos de la alimentación de la larva, son pocos y quedan dentro del tallo. Son larvas poco voraces, de metabolismo lento, a diferencia del barrenador Diatraea.

No se observan signos externos aparentes del ataque. Se debe realizar disección longitudinal del tallo para detectar la larva. Las plantas con presencia de larva presentan amarillamiento de las hojas inferiores. Se debe establecer el daño de la larva y su relación con daño en la panícula. Manchado de grano y vaneamiento.

La larva puede entrar en un estado de diapausa permaneciendo en la soca y arvenses después de la cosecha. Las plantas afectadas presentan amarillamiento de las hojas inferiores, marchites de la planta y debilidad que la hacen susceptible al volcamiento.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.