octubre 1, 2022

Contando la historia: La cosechadora

La cosecha y el trillado de las cosechadoras

Antes del inicio de las cosechadoras, la cosecha y el trillado se realizaban por separado. Y aunque el ministro Escocés Patrick Bell inventó la primera cosechadora en 1826, fue un norteamericano, Cyrus McCormick, quien vendió los primeros modelos exitosos en 1839 mediante la mejora de un diseño que su padre había creado. Las trilladoras fueron inventadas a finales de los 1700s, y eran utilizadas en toda Inglaterra y Escocia hacia los 1830s. Hiram & John Pitts, comenzando con la venta de su trilladora Chicago Pittsen 1852, desarrollaron la primera trilladora Americana exitosa. La primera máquina que combinaba las dos tareas fue producida en 1838 por Hiram Moore.

Las primeras cosechadoras

La combinada cosechadora-trilladora de Moore no era autopropulsada – mas bien, era jalada a caballo. La máquina era extremadamente pesada y requería la energía de veinte caballos para moverla. Aunque el primer modelo no fue popularmente usado ni aceptado, Moore continuó mejorándolo. Para mediados de los 1840s, el había desarrollado una cosechadora jalada por 16 caballos que podía cortar, trillar, limpiar, y empacar una totalidad de 150 acres (61 ha) de trigo en sólo una temporada.

Otras cosechadoras fueron producidas posteriormente, con la mayoría siendo desarrolladas en California debido al favorable clima para el cultivo de trigo. En 1867, D.C. Matteson construyó una cosechadora en Stockton, California; muchas otras patentes fueron obtenidas en California y Oregon durante este tiempo. Para el 1890, numerosas compañías como Best, Holt, Houser & Haines, Minué Shippee, y Young & Berry producían cosechadoras.

Las primeras cosechadoras-trilladoras fueron desarrolladas en los Estados Unidos, con diámetros de corte de 30 pies (9.1 m) o mas. Estas eran hechas de madera, y como resultado, eran bastante incomodas y pesadas, muchas veces llegando a pesar 15 toneladas. Debido a su peso, 40 caballos o mulas eran necesarios para jalar estas máquinas.

Cosechadoras para laderas

Un problema surgió en la cosecha cuando los granjeros trataron de operar estas pesadas e incomodas cosechadoras en áreas montañosas, volviéndose aparente la necesidad por un artefacto para la nivelación. El trigo se deslizaba al fondo del cilindro trillador donde éste se amontonaba. Como resultado, los granos de trigo no podían ser apropiadamente separados de los tallos y saldrían disparados por atrás con los tallos.

Para compensar por la falta de productividad que los granjeros estaban experimentando en la montanas, cosechadoras para laderas fueron desarrolladas en 1891 por Holt Co, y luego fueron utilizadas en el área Palouse de Washington. La cosechadora para laderas, en contraste con el tipo para praderas, empleaba un mecanismo de nivelación y podía funcionar en pendientes de hasta 40 grados. El nivelador proveía a la cosechadora con un ajustado centro de gravedad, el cual reducía la posibilidad de que este se diera vueltas. Algunas cosechadoras para laderas son todavía jaladas a caballo debido a la dificultad de operar el tractor en una pendiente inclinada.

De la potencia en tierra a los motores

A finales de los 1800s, cosechadoras de potencia en tierra eran utilizadas. Para el 1906, las máquinas, previamente conocidas como segadoras-trilladoras, se conocían simplemente como cosechadoras. Estas ganaban popularidad en el estado de Washington, donde 13 unidades habían sido introducidas. Las primeras unidades fueron de potencia en tierra. Esencialmente, la energía requerida para la barra segadora, header reel, las correas, las poleas, y el trillador era proveída por una de la ruedas de la cosechadora, llamada rueda portadora. Mientras que las cosechadoras se movían, la energía era transferida a los componentes mediante la ayuda de cadenas y ruedas dentadas. Estas cosechadoras eran jaladas por aproximadamente 32 caballos, o a veces hasta 50 caballos cuado los trabajos eran difíciles. Para los 1920s, motores habían sido agregados a las máquinas con el fin de energizar sus partes mecánicas. Los caballos todavía eran necesarios para jalar las cosechadoras, pero el numero de éstos necesitados fue reducido a cerca de 27.

Cosechadoras manejadas mecánicamente

Siguiendo la era de las cosechadoras jaladas a caballo llegaron sus sucesores, las cosechadoras jaladas por tractores. La primera de estas nuevas máquinas fue inventada por George Stockton Berry. Esta máquina, jalada por un motor a vapor descartado, incluía un header que medía más de 40 pies (12 m), y podía trillar más de 100 acres (40.5 ha) en un día. Para el 1925, International Harvester había introducido su primera línea de cosechadoras jaladas por tractores.

Cosechadoras autopropulsadas

Mientras que continuos avances en mecanización estaban sucediendo las cosechadoras autopropulsadas comenzaron a tomar forma. La primera máquina de este tipo, incorporando un tractor y una segadora-trilladora en una máquina, fue inventada en Australia en 1938. Modelos consiguientes a éste fueron introducidos, como la 123-SP de Internationas Harvester en 1942, que incluía un grain head de 12 pies (3.7 m) y un control de plataforma hidráulica. Massey-Harris también se encontraba desarrollando su prototipo de cosechadora autopropulsada cerca del mismo tiempo, conocido como Modelo 20, procedido rápidamente por el Modelo 21. Otras compañías siguieron esto, como John Deere con su Modelo 55 en 1947.