octubre 1, 2022

Los desaciertos en la “reforma agraria” que pondrían en jaque al ministro de Agricultura

Una de las promesas de campaña del presidente Pedro Castillo fue ejecutar la denominada “Segunda Reforma Agraria” para devolver al sector agropecuario y a los 2.2 millones de agricultores del país la relevancia como actividad económica en el país y potenciarla. La iniciativa fue oficializada el 3 de octubre del 2021 desde Cusco e incluía nueve ejes que luego fueron acortados a cinco, ¿Cuál ha sido el avance a la fecha?

Durante los tres meses que han pasado se conformó el Grupo de Trabajo Sectorial para el desarrollo del sector agrario y de riego en el marco de la II Reforma Agraria, con el objetivo de formular políticas a favor del desarrollo agropecuario en un plazo que venció el 31 de diciembre del 2021; sin embargo, al no lograr los resultados esperados se amplió hasta finales de febrero próximo.

Tanto la Convención Nacional del Agro (Conveagro) como la Junta Nacional de Usuarios de los Sectores Hidráulicos de Riego del Perú (JNUSHRP) -que son integrantes del grupo- indicaron a Gestión.pe que no se ha logrado desarrollar, a la fecha, ningún tipo de construcción de acuerdos en las dos reuniones que se han tenido.

“Lamento que no hayan resultados. Se podría decir que el plan de acción no se ha terminado, se están efectuando trabajos de campo pero no se ha logrado culminar”, dijo el gerente de la JNUSHRP, César Guarniz Vigo.

“Nosotros hemos pedido directamente al presidente Pedro Castillo el cambio de ministro (Víctor Maita) porque no ha demostrado ni liderazgo y no tiene el timón correcto en el diseño de la segunda reforma agraria. Se ha reducido el presupuesto del sector para este año y han demorado cinco meses para crear el Consejo Nacional para el Desarrollo Agrario y Rural que veníamos solicitando”, mencionó.

Clímaco Cárdenas, presidente de Conveagro, evitó dar una postura respecto a una posible salida del ministro de Agricultura, aunque reconoció que tiene voluntad de realizar cambios, pero cuestionó que otros partidos políticos, “como Alianza para el Progreso, estén tomando el ministerio colocando a asesores que están en contra de hacer reformas”.

En tanto el último jueves, el Ejecutivo publicó el decreto supremo que crea la Comisión Multisectorial de naturaleza permanente denominada “Consejo Nacional para el Desarrollo Agrario y Rural”, que contará con la participación de todos los ministerios y once gremios entre pequeños y grandes agricultores; y que tendrá hasta junio próximo para proponer iniciativas para promover el desarrollo social y económico de la población rural.

Y es que según cifras de Conveagro, la pobreza y pobreza extrema en la zona rural crecieron en más de 10% durante todo el tiempo que lleva la pandemia, siendo el sector agropecuario familiar la actividad que menos ingresos genera.

Así, en el Consejo Nacional también participará la Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (Agap). Alejandro Fuentes, director del gremio, sostuvo sin embargo que para que exista una transformación real del sector el cambio debería hacerse al interior del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri), “estructurándose en función al productor y no al funcionario, de lo contrario será más de lo mismo y eso no es una reforma agraria”.

Opinión similar señala Cárdenas, quien precisa que sin primero un gabinete de desarrollo agrario -que ya ha sido anunciado por el Ejecutivo- no se podrá ejecutar un buen plan de acción para el sector.

Fertilizantes, presupuesto y FAE-Agro

Como se mencionó líneas arriba, el gerente de la JNUSHRP dijo que el presupuesto inicial para el sector se redujo de S/ 2,250 millones en el 2021 a S/ 1,850 millones para este 2022, “de tal forma que el dinero solo servirá para gasto corriente y no para las inversiones que se deberían considerar para una segunda reforma agraria”.

Pero la preocupación mayor recae en los fertilizantes. Los precios de la urea se han más que triplicado y el Midagri alista un subsidio -para mediados de este mes- para que los pequeños productores puedan comprar el costal a un máximo de S/ 100 (ahora oscilan hasta S/ 270 el saco). Sin embargo, Cárdenas estima que solo el 10% de agricultores podría beneficiarse de esta medida.

“Cuando se desarrolló la propuesta se quería subsidiar a través de las cinco principales importadoras, pero dijeron que no les interesaba; luego señalaron que sería a través de 400 grandes distribuidoras, ahora dicen a través de 3,000 tiendas en el país ¿pero cómo se tendrá un control de todo eso? Además, ¿quién se va a arriesgar a vender a un precio bajo esperando que luego el Estado le pague? Lo que nosotros propusimos fue una subasta inversa, que el Estado compre y lo venda directamente a los gremios”, explicó.

Por esta situación, agricultores en Junín han confirmado un paro regional para el 24 y 25 de enero. Además de ello, prevén que los precios de los alimentos subirán en cuatro meses.

Por último, Conveagro lamentó que desde el 11 de agosto del 2021 no se hayan retomado las subastas del FAE-Agro. De hecho, este programa de financiamiento no ha logrado reestructurarse pese a las modificaciones realizadas por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). Hasta la última operación, menos del 15% del presupuesto destinado logró colocarse a través de las entidades financieras a los productores.

Gestión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.