septiembre 27, 2022

Países productores de quinua van en aumento: lo que deberá hacer el Perú para diferenciarse

Desde hace varios años los cultivos de quinua ya no son exclusivos de países andinos como el Perú, Bolivia o Ecuador. Al expandirse estas áreas cultivadas en otros continentes, el mercado para las exportaciones de este grano se volverá cada vez más competitivo. ¿Qué debería hacer el Perú para mantener su liderazgo?

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), este grano se cosecha en más de 70 países. Perú y Bolivia concentran alrededor del 75% de la producción mundial, además de ser el primer y segundo exportadores mundiales de este superalimento, respectivamente. En tanto, Ecuador produce el 2% y el restante 23% se distribuye entre Canadá, Estados Unidos, la Región autónoma del Tíbet (China), Francia, Inglaterra, Suecia, Dinamarca, Holanda, Italia, India, Kenia, entre otros países.

Como es natural, los países que han incursionado en la siembra de quinua irán ampliando sus hectáreas de cultivo, lo cual incrementará la competitividad del mercado global en los siguientes años, indica José Luis Rabines Alarcón, especialista en la cadena de cultivo de granos andinos del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri). Además, al producir sus propios granos andinos, los países europeos, asiáticos o africanos necesitarán importar cada vez menores cantidades.

Esta situación ya estaría presentándose en Canadá, por ejemplo, donde ha disminuido la importación de quinua peruana luego de que el país iniciara sus propios cultivos, indicó a gestion.pe el presidente del Comité de Menestras y otros granos de la Asociación de Exportadores (ADEX), Gustavo Pereda. “Posiblemente, el interés por la quinua (en países como Canadá) haya crecido, pero esté repartiéndose entre todos sus proveedores”, manifestó.

Sin embargo, el Perú goza de la ventaja de su gran diversidad. Este país posee 2,800 accesiones (llamadas popularmente variedades), veinte de las cuales son comerciales y se exportan al mundo. Apenas algunas de estas últimas han sido adaptadas a los territorios de los mencionados países.

“Nosotros debemos diferenciarnos con las quinuas especiales, hay que aprovechar la quinua roja o la negra collana, por ejemplo. Eso va a diferenciarnos de las quinuas estandarizadas, que son un commodity”, dijo Rabines a gestion.pe. Al respecto, señaló que cada una de las variedades tiene usos distintos y requiere de un clima particular.

Como recuerda, si la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el 2013 como “Año Internacional de la Quinua” fue porque se trata de un “alimento del futuro”. Así, los países miran hacia la quinua (también conocida como quinoa) no solo por ser una gran fuente de proteína vegetal, sino por su enorme resistencia al cambio climático.

Rabines indicó que el país cuenta con entre 65 mil y 68 mil ha de quinua, que rindieron alrededor de 100 mil tn de este grano el año pasado. Más de 125 mil familias obtienen sus ingresos con el cultivo de los granos andinos (quinua, kiwicha, cañihua y tarwi). Según el Midagri, las regiones de mayor producción son Puno, Ayacucho, Apurímac, Cusco, La Libertad, Cajamarca, Huancavelica, Junín y Arequipa.

Con respecto a las exportaciones totales de quinua, Gustavo Pereda proyecta que este año crecerán en volumen 10%, a diferencia de años anteriores en los que crecían a 20%, “porque el mercado está un poco lento”.

Los precios han bajado de forma leve debido a una mayor oferta global, pero podrían subir desde fines de agosto, estimó. Por ende, este año la facturación de los envíos presentará un leve crecimiento en comparación con la del año pasado, en el fue de US$ 118 millones 697 mil tras haberse contraído debido a la pandemia del COVID-19.

Selene Rosales – Gestión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.