febrero 5, 2023

Proyecto Chavimochic va camino a destrabe, Majes Siguas II no tuvo la misma suerte

Generadores de empleo. En La Libertad los consejeros entendieron que su gobierno regional no iba poder con la obra y la cedieron al Minagri. En Arequipa eligieron el peor camino.

El norte y el sur, tiene dos proyectos de irrigación emblemáticos paralizados por diferencias con las concesionarias. Chavimochic III (La Libertad) y Majes Siguas II (Arequipa) buscaron una salida desde el 2016 y 2017 respectivamente, sin éxito. El Ministerio de Agricultura (Minagri) propuso a los gobiernos regionales tomar la titularidad, para intentar el destrabe. La decisión final, la tuvieron los Consejos Regionales, una suerte de legislativo regional.

En La Libertad el apoyo al convenio fue mayoritario, con una votación de 12 a 1. En Arequipa, 8 consejeros votaron en contra y 4 a favor.

El especialista en proyectos hidraúlicos Carlos Pagador, ha participado en diferentes momentos de Majes Siguas II y Chavimochic, siguió de cerca la votación de los convenios. Sostiene que en La Libertad, los consejeros se convencieron que estaban en un camino sin salida. En Arequipa se optó por lo más difícil.

La tercera etapa de Chavimochic debe incorporar 18 mil hectáreas y mejorar el riego de otras 28 mil hectáreas existentes. Las desavenencias con la concesionaria, Odebretch empezaron el 2016. La empresa argumentaba que no podía hacer el cierre financiero porque el Gobierno Regional (GORE) de la Libertad no le entregaba todos los terrenos. Desde el GORE, indicaban que la constructora no podía acreditar el cierre por sus investigaciones de corrupción. El contrato se suspendió el 2016 y actualmente hay un arbitraje en la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI).

En La Libertad ensayaron diferentes salidas sin éxito. El primer objetivo es culminar la represa de Palo Redondo, que tiene un 70% de avance y debe irrigar también hectáreas existentes de la primera y segunda etapa.

Escenario de Majes II

Si bien el cambio de titularidad hacia el Minagri no asegura el destrabe, Pagador considera que era una alternativa viable. Como nuevo concedente, el rol básico del Minagri es llegar a un entendimiento con el concesionario. Pagador considera que la situación de Majes Siguas II era menos complicada, pues todavía no hay arbitraje.

La principal traba de Majes Siguas II por ahora serían los 104 millones de dólares, que el Estado debe garantizar para la adenda 13, una modificación contractual propuesta por la concesionaria Cobra para mejorar el sistema de riesgo. Así también lo habría entendido el Gobierno Regional de Arequipa, que impulsó el convenio para que el Minagri avale el dinero. Y ante el rechazo del acuerdo, ahora propone que el Congreso apruebe una ley, que le otorgue una garantía soberana que respalde el monto.

Hasta el 31 de octubre el GRA y Cobra acordaron una suspensión de obligaciones. El exgerente de Autodema, Isaac Martínez, considera que si hasta entonces no hay una solución por la adenda, es posible el inicio del arbitraje.

Partes tendrían que llegar a acuerdo

Un sector de consejeros plantea desconocer la adenda 13 y que Cobra ejecute el contrato original. Pagador sostiene que podría darse si hay un acuerdo entre las partes. Sin embargo, es posible que Cobra plantee una extensión de la concesión si demuestra que no recuperó su inversión por la no aplicación del cambio tecnológico.

El economista Patricio Quintanilla señaló que Arequipa no tiene en cartera otro proyecto de similar impacto que Majes Siguas II. Cuestionó a los consejeros regionales que rechazaron el convenio por oponerse a la adenda 13. Para Quintanilla, los representantes debieron ver los 104 millones de dólares como una inversión que se recuperaría con el movimiento económico de Majes Siguas II, de 800 millones de dólares.

Fuente: larepublica.pe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *