octubre 5, 2022

Boom de proteínas vegetales y postres veganos en EE.UU. genera nuevas oportunidades para Perú

Las tendencias a nivel mundial han tenido un impacto en la alimentación en Estados Unidos, y durante el año 2018 apuntaron hacia un incremento positivo en el consumo de alimentos saludables, incluyendo las proteínas vegetales y los postres veganos, señaló la Oficina Comercial del Perú (Ocex) en Miami.

En la actualidad, en el país se está viviendo una era de eclosión vegetariana y vegana: ya no se trata de tener una alimentación orgánica o fresca, sino de buscar alternativas a las proteínas animales. Si bien es cierto que las mismas siguen teniendo aún gran presencia, la innovación en los productos a base de plantas está creciendo.

Este tipo de alimentos atrae no solo a aquellos que siguen dietas vegetarianas o veganas – que representan el 6% y 3% de los consumidores en Estados Unidos – sino a un número cada vez mayor de consumidores (el 39% de estadounidenses, de acuerdo a la agencia Nielsen) que busca reducir el consumo de carnes y opta por productos verdes como la proteína de guisante, algas, col rizada, espirulina o aloe vera, entre otros.

Los motores principales de este comportamiento incluyen la asociación de su consumo con efectos positivos para la salud y un mayor valor nutricional.

Esta corriente ha generado la definición de un grupo de consumidores “flexitarianos”, quienes históricamente han consumido proteínas animales pero ahora buscan reducir su consumo de carne y productos lácteos por diversas razones, como la salud y la preocupación por el medio ambiente.


Tanto es así, que la industria de alimentos en base a plantas ha pasado de ser un nicho a ser una cultura establecida en su totalidad en el mercado, teniendo entre sus consumidores, según Hartman Group, al 52% a generación millennials, el 52% de la generación X y el 58% de los baby boomers.

Las cifras de ventas de la industria reflejadas por Nielsen muestran un robusto crecimiento de 20% en el 2017, con un valor total de US$ 3,300 millones.

Los objetivos principales de los consumidores que adoptan este tipo de dietas incluyen la redefinición de lo que es sabroso, teniendo en cuenta el “sabor por caloría”; elección de platos con contenido vegetal; eliminar alimentos y bebidas procesados en exceso; consumo de alimentos y bebidas que eviten la inflamación y sean buenos para el estómago; así como un mayor consumo de grasas buenas.

Una encuesta realizada por Mintel en febrero del 2018 señala que el sabor es la razón principal por la que las personas adultas en Estados Unidos consumen proteínas vegetales –con un 52%, seguido por temas de salud (39%), el medio ambiente (13%), la protección de los animales (11%) y preocupaciones por seguir una dieta vegetariana (10%).

Así, el sabor es la fuerza impulsora detrás de las decisiones de compra en alimentación y las empresas del sector están invirtiendo en ofrecer productos que tengan contenido proteico y no tengan ingredientes artificiales o transgénicos.

Como resultado, el crecimiento vegano y los productos asociados están superando el de las ventas totales de alimentos y bebidas, teniendo a grandes compañías como Kraft Heinz y Campbell Soup’s, quienes empezaron a reformular y cambiar la marca de sus productos, así como a encontrar nuevas fuentes de proteínas vegetales para seguir en el competitivo mercado.

Este panorama también se refleja en las redes sociales, donde los consumidores han plasmado su interés en ganar conocimiento acerca del mundo vegano.

Según un informe de Pinterest, la búsqueda de referencias de proteínas vegetales crecieron 417% durante el 2017, teniendo que el aumento fue de 329% para la búsqueda de postres veganos.

Ventajas competitivas 
Las principales fuentes de proteínas vegetales en el mercado son los tradicionales tofu y soja, no obstante, en el sector se está innovando con gran cantidad de productos donde el Perú podría encontrar ventajas competitivas.

De tal forma, la quinua es uno de los productos que encontrará un público más amplio en el mercado de proteínas vegetales, ofreciendo oportunidades de expansión a las empresas peruanas en Estados Unidos. Se añaden el amaranto o kiwicha, las semillas de chía, la maca, los frutos secos, las arvejas y menestras, y otros como el cáñamo y el seitán.

De acuerdo a Nielsen, el 23% de los consumidores desean encontrar una mayor oferta disponible de proteínas vegetales. La alta demanda de alimentos ricos en proteínas alternativas engloba a las categorías de nutrición y dietética, postres y yogures.

En lo que se refiere a ingredientes “verdes”, destaca especialmente la proteína de arveja o guisante, presentando un gran crecimiento en el segmento de suplementos dietéticos con un valor de mercado de US$ 29 millones (aumento del 82% entre agosto del 2017 y agosto del 2018).

Los suplementos y alimentos con múltiples fuentes de proteínas vegetales también se encuentran ampliamente en el mercado con crecimientos de 14% y 21%, respectivamente, y son elaborados en base a ingredientes como garbanzos, brócoli, col rizada, zanahoria, almendras, semillas y especias.

Otros productos con gran presencia en el mercado son también el aloe vera, el trigo, extracto de cebada, y alfalfa, alcanzando en este último caso gran popularidad por su acción prebiótica.

Adicionalmente, se proyecta un fuerte crecimiento en las bebidas listas para tomar y de uso individual, tales como batidos o polvos nutricionales ricos en proteínas.

De igual modo, se espera que las alternativas lácteas a base de plantas representen el 40% del total dentro de tres años, combinando lácteos y bebidas alternativas lácteas, porcentaje mayor al del 2016 que fue 25%, según la firma de investigación Packaged Facts.

Esta compañía predice, además, nuevos tipos de leche sin lactosa que llegarían a mayor número de consumidores el 2018, incluidos aquellos con ingredientes como la cebada, el cáñamo, el guisante, el lino y la quinua.

Tal y como indica Billy Roberts, analista senior de Mintel: “el mayor desafío para la categoría de proteínas basadas en plantas sigue siendo encontrar el equilibrio correcto entre el sabor y la salud, y descubrir las categorías en las que los consumidores aceptarán añadir variedades de alimentos en base de plantas”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.