octubre 1, 2022

Crisis de fertilizantes: ¿Qué pasa si la empresa italiana no firma el contrato de compra del Midagri?

Hace tres semanas el Midagri anunció que cambiaría de proveedor en el proceso de compra de fertilizantes, pero aún no se ha oficializado a la empresa que venderá la urea al país.

El proceso de compra de fertilizantes que lleva a cabo el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri) continúa pendiente, pues aún no se ha oficializado la compra con el nuevo proveedor.

Hace tres semanas, el pasado 10 de agosto, el ministro Andrés Alencastre anunció que se cambiaría de proveedor de la urea debido a las observaciones que presentó la Contraloría. La nueva empresa elegida era la italiana Unionsped SRL, pero hasta ahora no se firma el contrato de adquisición.

Ante esto, ¿qué pasará si la empresa italiana no firma el contrato de compra con el Midagri?

Según el economista especialista en agronegocios, Marco Vinelli, señala que si no se llega a un acuerdo con Unionsped, el proceso se tendría que declarar desierto.

«En el escenario en que la empresa italiana no firme el contrato de compra de urea con el Midagri, lo que sigue es que se tiene que declarar desierto el concurso y al declarar desierto no vamos a tener la urea por parte del Estado», explicó Vinelli.

Esta podría ser la tercera vez que queda sin concluir el proceso de compra de la urea, necesaria ante la crisis de fertilizantes y el inicio de la campaña agrícola 2022-2023.

Si el Gobierno plantea realizar una nueva convocatoria, esta podría tardar más de dos meses, advierte el ex ministro de Agricultura, Milton von Hesse.

«A estas alturas del partido apostaría a que esta tercera licitación se va a caer de todas maneras y una licitación nueva, hacerla con reglas de competencia y transparencia va a tomar otros 70 u 80 días», dijo a RPP Noticias.

El economista agrario e investigador de GRADE, Eduardo Zegarra, sostiene que teniendo en cuenta eso ya no tendría sentido que el Gobierno inicie un nuevo proceso de compra debido a que la urea demoraría en llegar.

«Si no se logra firmar el contrato con la empresa italiana esto implica ya básicamente que fracasa esta tercera licitación, con lo cual la compra de urea por parte del Gobierno ya no tiene mayor sentido iniciar un nuevo proceso. Ya incluso si se firma el contrato ahora la urea vendría recién en 50 o 60 días, que ya es un tanto tarde», dijo a RPP.

Entonces, ¿qué debería hacer el Midagri si finalmente no se concluye la compra de fertilizantes?

Von Hesse consideró que lo que debió hacer el Midagri para apoyar a los agricultores fue entregar crédito mediante Agroperú, para que los productores compren a sus proveedores locales, o repatir vouchers, una forma de subsidio más simple y directa.

Por su parte, Vinelli considera que se debería destinar el presupuesto del proceso de compra en la entrega de bonos a los agricultores.

«Mi mayor recomendación es que el dinero que tienen para esta finalidad sea transformado a una especie de vale, de bono, para que sea entregado de forma más directa y eficiente a los agricultores en un periodo mucho más corto del que importar la urea con un proveedor internacional», sostuvo.

Zegarra coincide con la idea de crear un programa de subsidios para permitir a los agricultores la adquisición de la urea.

«Lo que tiene que hacer el Gobierno en este momento es impulsar inmediatamente un programa de subsidio. Este año también se ha importado urea por parte del sector privado, unas 200 mil toneladas aunque a un precio alto, sin embargo a esta urea no tienen acceso los agricultores, requieren un apoyo para comprar urea por lo menos a un precio razonable que tenían el año pasado de S/ 80 o S/ 90 por saco», comentó.

Importación de la urea en déficit

Según información de la Sunat, la importación de urea registrada entre enero del 2021 y agosto del 2022 redujo su déficit de 75% a 46%. Sin embargo, el economista Eduardo Zegarra advierte que aún estamos con un déficit importante de fertilizantes.

«Al 31 de agosto de este año seguimos con déficit 180 mil toneladas (45% menos). Casi todo este déficit se debe a las menores importaciones desde Rusia. Han aparecido nuevos países proveedores como Argelia, Bolivia, Trinidad y Tobago e Indonesia, pero aún no se cubre el déficit», comentó el economista de GRADE a través de Twitter.

Zegarra indica que el precio de importación del insumo también ha caído entre julio y agosto, costado unos US$ 627 por tonelada, cuando en junio costaba más de US$ 1,000.

Pese a la rebaja, el especialista advierte que los precios aún son mucho más altos que los registrado entre enero y junio del 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.