diciembre 3, 2022

Lambayeque: proponen impulsar el cultivo de frijoles, habas y otras legumbres

El Perú y el mundo vive un inmenso momento de inseguridad alimentaria donde más de 50 % de peruanos no podemos elegir qué comer y cuándo comer, eso lo que constituye la inseguridad alimentaria y Lambayeque, con un 38 % de pobreza y 14 % de pobreza extrema, motiva a plantear una propuesta más agresiva en cómo generar esta alimentación.

Así lo afirmó el expresidente de Sierra y Selva Exportadora, Alfonso Velásquez Tuesta, quien indicó que esto no se puede trabajar por decreto, sino que hay que trabajarla y además, aprovechar porque el mundo entero vive estas circunstancias de inseguridad.

“El mundo entero necesita alimento más ahora con problemas de la guerra, la falta de fertilizantes o con problemas del alto costo de la energía en Europa y los países desarrollados en general, que van a encarecer aun más el abastecimiento y la oferta mundial de alimentos”, aseveró.,

Sostuvo que Lambayeque siempre ha sido conocida por ser la capital nacional de los frijoles, de las leguminosas de grano, “vamos a proponer que nuevamente retomemos ese liderazgo que el Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) reviva ese interés que en su momento tuvo para tener un banco de leguminosas, semilleros en la Estación Experimental Agraria de Vista Florida”, apuntó.

Velásquez mencionó que se plantea que a escala nacional se exploten todas las otras variedades que pueden ser utilizadas para su producción y comercialización interna.

“Estamos hablando de habas, esta legumbre que previene la anemia, es de alta demanda en el mundo por su contenido en hierro, junto al frijol de palo que se siembra en Lambayeque y, que se exporta al mundo y no se está consumiendo en el país. Es increíble que toda la producción de frijol de palo de gran demanda en África, India, Estados Unidos se exporte y no se consuma internamente”, advirtió.

Velásquez Tuesta invocó a que despertemos nuevamente el mensaje de la gran potencialidad que tiene nuestro país para desarrollar leguminosas.

“Explotemos esa potencialidad sumado a que el costo de inversión es bajo comparado a plantaciones como palta, arándano, uva donde estamos hablando de 50,000 a 60,000 dólares por hectárea en estas frutas, en cambio en las leguminosas de grano, en los frijoles es de 1,000 o 1,500 dólares por hectárea y existen las variedades de corto periodo vegetativo donde en cuatro o cinco meses ya estamos cosechando, generando rotación, ingreso y pudiendo generar capitalización”, indicó.

El especialista destacó que para empezar con esta iniciativa, se requiere una decisión técnica de las autoridades vinculadas a la investigación e innovación para revivir los semilleros y por supuesto,  una política financiera donde Agrobanco y las cajas rurales estén presentes  para financiar  y entrar sin temor a esta potencial riqueza que van a generar los pequeños productores nacionales.

Informó que en Lambayeque se siembra relativamente poco el frijol de palo, donde deben existir unas 5 mil hectáreas que son demandadas por 5 empresas agroexportadoras, dijo.

“Estimo que la producción total en verde que es que lo que más se comercializa bordee las 28 mil toneladas donde el 98 por ciento va a la exportación tanto en su presentación de conserva como en congelado, poco se destina al seco porque la gran mayoría se exporta con valor agregado”, apuntó.

Manifestó que la gente no consume frijol de palo por un tema de costumbre y por el sabor, sin embargo, si conozco que estoy consumiendo hierro, aminoácidos y qué en la tabla comparativa de todas las legumbres de grano, el frijol de palo tiene el mayor contenido de hierro y proteínas, eso va a cambiar.

“Es por eso que en la India se consume mucho no solamente su producción interna para una población de mil 400 millones de indios y como es insuficiente importan miles de toneladas de los países vecinos. Se consume en el África y es más, esta legumbre vino desde ese continente a Perú y América”, recordó.

El expresidente de Sierra y Selva Exportadora, manifestó que el mundo entero demanda ello.

“En el país nos falta promoción y que se utilice en los programas sociales, que se incorpore y que se aprenda a cocinarlo. En Lambayeque se ha tenido ocasión de prepararlo con los sabores que uno desee como oriental, sabor criollo, sabor lambayecano picante y sin o con su arroz, es un plato extraordinario de bajo costo y con una ingesta nutricional importante. No se consume porque no ha habido la debida promoción”, comentó.

Remarcó que la anemia se reduce consumiendo todo aquello que tiene hierro. “Esta leguminosa de grano puede muy bien incorporarse en la dieta diaria o a la semana”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.