septiembre 24, 2022

Los barrales de fibra de carbono se multiplican en el mundo

Los barrales de pulverización de fibra de carbono nacieron en Argentina (y se proyectaron al mundo) de la mano de King Agro, la empresa que desde comienzos de 2018 pertenece a John Deere.

Claro que la compañía con planta en Campana (Buenos Aires) y Valencia (España) ya no está sola en el negocio.

En los últimos años, la innovación ha sido adaptada por marcas de distintas partes del mundo que comprueban las ventajas de contar con materiales más livianos y resistentes en los botalones.

JOHN DEERE. Tras la compra de King Agro, incorporó los barrales de fibra de carbono a sus líneas de pulverizadoras en mercados de todo el planeta. En la Argentina, sigue proveyendo este componente a distintas marcas de pulverizadoras.

HARDI. El fabricante danés desarrolló un modelo particular de botalones con fibra de carbono. Tiene una estructura tridimensional que limita los movimientos bruscos y las oscilaciones verticales.

JACTO. Implementó una tecnología híbrida para la línea de pulverizadoras autopropulsadas Uniport, con la mitad del barral construida en acero y la otra mitad en fibra de carbono.

KUHN. Lanzó en Sudamérica sus propios botalones de fibra de carbono, en versiones de 45 y 50 metros de ancho de labor.

Argentina

CAIMÁN. La empresa argentina incorporó un barral de fibra de 40 metros de ancho de trabajo. El producto fue desarrollado por BK-Comp, empresa conformada en el marco de una sociedad de la propia Caimán con las compañías Kohlenia (especialista en fibra de carbono) y BCK (dedicada al diseño industrial).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.