Futuro de la agricultura: robots eléctricos y autónomos -
septiembre 22, 2021

Futuro de la agricultura: robots eléctricos y autónomos

No obstante, esta tendencia está cambiando poco a poco y la tecnología robótica aplicada al sector agrícola se encuentra en un estado de desarrollo avanzado. Algunas realizaciones están en pleno proceso de comercialización.

La pionera en esta actividad es la empresa francesa Naio Technologíe. Ella ha desarrollado tres desmalezadoras robotizadas, eléctricas y autónomas, destinadas a eliminar las malas hierbas de los cultivos tradicionales que se establecen en hileras.

Oz, diseñado para pequeñas granjas e invernaderos; Ted, cuyo diseño está centrado  para viñedos y, por último, Dino, capaz de combatir las malezas en granjas de hortalizas a gran escala.

Maxence Guillaumot, ingeniero para Naïo Technologies en España, explicó: “Estas máquinas no sólo minimizan nuestra dependencia de potentes herbicidas químicos, sino que también resuelven la grave escasez de mano de obra agrícola”.  

Vehículo insignia

El vehículo insignia de Naïo Technologies es Dino, creado en 2017. Idóneo para combatir las malezas en granjas de hortalizas a gran escala. Está compuesto por cuatro motores eléctricos alimentados por baterías de litio, capaces de mover a esta herramienta a 4 km/h y trabajar durante ocho horas por día, con una capacidad de trabajo de hasta 4 hectáreas diarias.

Un vehículo totalmente autónomo y robusto para funcionar al aire libre en todas las condiciones climáticas.  

Antes de iniciar el desyerbado, las parcelas de los agricultores se cartografían con el robot, con la sembradora/plantadora donde se habrá instalado la antena GPS RTK o por medio de drones.

Dino recorre su campo de forma autónoma con una precisión de 2 cm gracias a un software de guía que combina la información del GPS RTK y otros sensores. Con la ayuda de una cámara, este vehículo detecta las líneas de cultivos y ajusta las herramientas para desherbar lo más cerca posible de las plantas.

Guillaumot dijo que Dino es una nueva tecnología que permite reducir insumos como los herbicidas, plásticos o los combustibles fósiles y, al mismo tiempo, preservar la productividad y aumentar la calidad de los productos. Al familiarizarse con sus robots, las fincas podrán reducir sus costos de producción y asegurar un futuro más sostenible para la agricultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *