septiembre 24, 2022

SENASA evalúa condición sanitaria de aves para el descarte de Influenza aviar

Con la finalidad de mantener el estatus sanitario como país libre de influenza aviar, el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego – MIDAGRI, a través del SENASA, realiza acciones de vigilancia zoosanitaria en las principales zonas avícolas de la región Arequipa.

Las estrategias de prevención comprenden la recolección de 1524 muestras serológicas de aves de crianza tecnificada y crianza de traspatio, ubicadas alrededor de humedales o en la zona costera (por registrarse la presencia de aves migratorias), las cuales podrían ser portadoras de la enfermedad.

Por ello, la toma de muestras se realiza en las provincias de Arequipa, Camaná e Islay; donde a la fecha se han colectado 906 muestras.

Procedimiento

El muestreo se efectúa en dos etapas con el fin de aumentar las posibilidades y la oportunidad de detección; la primera se realizó desde el mes de febrero hasta junio considerándose este primer periodo como línea base y la segunda desde el mes de julio hasta noviembre; que servirá para comprobar los hallazgos con respecto a la primera etapa.

De preferencia, los establecimientos de crianza tecnificada o predios de traspatio seleccionados en la primera fase de muestreo, deberán ser los mismos para la segunda fase.

La enfermedad

La Influenza Aviar, también llamada gripe aviar, es una enfermedad infecciosa causada por un virus Influenza A, que afecta generalmente todo tipo de aves y algunas veces a mamíferos. Es de importancia mundial hoy en día por los efectos que puede tener a nivel sanitario y productivo.

La enfermedad es diseminada por medio de las secreciones nasales y las heces. Las aves susceptibles se infectan cuando entran en contacto con las infectadas y también se pueden contagiar al entrar en contacto con superficies contaminadas con el virus.

No hay evidencia sobre la transmisión de este virus a través del consumo de carne de aves ni de huevos cocidos. Los humanos que eventualmente se pueden contagiar son quienes trabajan en cercanía a las aves infectadas.

Para ello, el SENASA recomienda a los productores fortalecer las medidas de bioseguridad en las granjas; reforzando los controles de ingreso (minimizar visitas de extraños al establecimiento), impedir el ingreso de otros animales, instalar o controlar el correcto funcionamiento de pediluvios (con su respectivo desinfectante), controlar de plagas (moscas y roedores); además de ejecutar un plan para los desechos y las aves muertas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.