marzo 1, 2024

Sequía pone en riesgo más de la mitad de la superficie agrícola a cultivar

La última semana, ante la Comisión de Presupuesto del Congreso de la República, el presidente del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), Julio Velarde, advirtió que el 2023 es un año muy malo para la agricultura, y que podría ser el peor de los últimos 26 años, debido al fenómeno de El Niño.

Para estimar el nivel de peligro por sequía asociada a ese fenómeno, el Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (Cenepred) actualizó este mes su informe de Escenario de Riesgo por Déficit Hídrico para el periodo lluvioso 2023-2024.

El Cenepred refiere que, para el periodo de lluvias (que se espera se inicie entre octubre y noviembre de este año y se prolongaría hasta marzo del próximo), se ha identificado un nivel muy alto de riesgo -por sequías- en 1.3 millones hectáreas (Ha) de superficie agrícola a nivel nacional.

De ello, 1.1 millones de hectáreas agrícolas se proveen de agua bajo secano (solo lluvias), es decir el resto (244,705 hectáreas) se abastecen por sistemas de riego.

Abarca la mayor parte de la campaña

Considerando que en la campaña agrícola 2023-2024, que se inició en agosto, se prevé el cultivo de 2.2 millones de hectáreas, según la Encuesta Nacional de Intenciones de Siembras (Enis), el riesgo en mención (en 1.2 millones de Ha.) alcanza a más de la mitad de la superficie a sembrar en ese periodo (que culminará en junio del año entrante).

Además, refiere Cenepred, enfrentan esa magnitud de riesgo 9.5 millones de Ha. de pastos, tanto naturales como cultivados, así como 1.7 millones de cabezas de ganado vacuno, 6.2 millones de ganado ovino y 2.6 millones de alpacas.

Regiones en riesgo

Ese escenario de riesgo muy alto comprende a un total de 544 distritos en los departamentos de Áncash (51), Apurímac (18), Arequipa (32), Ayacucho (28), Cusco (77), Huancavelica (71), Huánuco (54), Ica (1), Junín (84), La Libertad (8), Lima (7), Pasco (19), Puno (85) y Tacna (9), donde habitan cerca de 3.7 millones de personas.

Este escenario se elaboró dada las actuales condiciones hidrológicas (ríos y embalses), la presencia de El Niño costero 2023, la probabilidad del desarrollo de El Niño 3.4 (de impacto global), así como la perspectiva de su continuidad en el Pacífico Central y Oriental para el verano 2024, lo que representaría una situación de peligro inminente.

Al respecto, ya el Centro de Predicción del Clima de Estados Unidos, advirtió recientemente que las probabilidades de un evento El Niño (global) fuerte en el verano se incrementó al 71%, dado que el calentamiento frente a la costa del Perú superó en 2.9 grados centígrados en comparación al promedio registrado en agosto.

Medidas por parte del Midagri

Para enfrentar esta situación, y dado que ya el país enfrenta una sequía desde fines del 2022, el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri), informó a Gestión que han realizado modificaciones a sus esquemas de aseguramiento a los productores agrarios.

Iván Mena Alberca, director de Financiamiento y Seguro Agrícola del Midagri, refirió que, luego de que su actual Seguro Agrícola Catastrófico (SAC) terminara en junio de indemnizar a dueños de 60 mil Ha. con S/ 49 millones, afectadas en la campaña anterior (2022-2023), han introducido ahora 17 mejoras a ese sistema.

Entre ellas, figura la reducción de plazos de atención, de 30 a 20 días, para la elaboración de los padrones de productores afectados (que se elabora al final del periodo de cosecha) así como de 30 a 15 días el plazo máximo para el pago de indemnizaciones.

Riesgos cubiertos

Mena indicó que han incrementado el número de riesgos catastróficos (hasta 19 eventos) cubiertos por el SAC, entre los que figuran las heladas, sequías, entre otros, y que están dirigidos a pequeños productores de escasos recursos y que cultivan para su autoconsumo.

“Una mejora adicional es que hemos incrementado el tope máximo de la cobertura complementaria por
departamento pasando de S/100,000 a S/ 500,000 por departamento o el 10% de la prima neta”, anotó.

Adicionalmente, adelantó que, para la presente campaña agrícola (2023-2024), han lanzado el nuevo Seguro Agrario Cofinanciado (SAGRO), que es voluntario e individual, donde la indemnización es proporcional a la pérdida, y donde se asegura el valor comercial por Ha. afectada, y que puede cubrir pérdidas totales.

En este caso, el SAGRO está diseñado para agricultores cuya producción está orientada a abastecer a los mercados, y para lo cual el Midagri cofinancia el 80% del costo del seguro, y el resto lo asume el productor (a través del sistema financiero).

Con estos dos instrumentos, refirió que se prevé cubrir 1.6 millones de has (con un presupuesto de S/80 millones, que se puede ampliar a S/10 millones adicionales, de haber mayor demanda de los agricultores.

Gestión