marzo 1, 2024

Crisis Hídrica en Cusco: Desafíos Climáticos y Riesgos para la Laguna de Piuray

El texto destaca la problemática ambiental en la región de Cusco, Perú, donde se enfrentan a condiciones climáticas extremas. En la ceja de selva cusqueña, las lluvias atípicas han provocado huaicos, inundaciones y deslizamientos, afectando a miles de familias, agricultura y ganadería. Mientras tanto, en las zonas altoandinas, se experimenta sequía y déficit hídrico, generando un fuerte impacto en la disponibilidad de agua para consumo.

Cusco, con su variado clima, se divide entre montañas andinas y selvas semi tropicales. El director de la Oficina de Gestión de Riesgos y Seguridad del Gobierno Regional del Cusco, Miguel Oscco, señala la diversidad climática y los desafíos que enfrentan, desde déficit hídrico en las alturas hasta lluvias intensas en otras áreas. Las consecuencias directas se extienden a la agricultura y la ganadería, afectando a comunidades enteras.

Las autoridades del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) advierten sobre las implicaciones del Fenómeno del Niño, que traerá lluvias intensas en la costa norte y déficit hídrico en la zona sur. Este fenómeno afectará a más de un millón de habitantes en diversas provincias y distritos, amenazando seriamente la seguridad hídrica y la producción agrícola en regiones como Puno, Cusco, Tacna, Huancavelica, Pasco, Junín, Ayacucho, Arequipa y Apurímac.

El texto se centra luego en la situación crítica de la Laguna de Piuray, ubicada en Chinchero. Esta laguna, vital para el abastecimiento de agua en la ciudad cusqueña, ha experimentado una disminución alarmante en su caudal. La disminución del nivel de agua se atribuye al cambio climático y la falta de precipitaciones pluviales del Fenómeno de El Niño. El presidente de la microcuenca Piuray – Ccorimarca, Leonardo Levita, expresa su preocupación por la falta de acciones oportunas por parte de las autoridades para abordar esta crisis.

La comunidad de Chinchero, con más de 10 mil habitantes, se ve directamente afectada, con un suministro de agua reducido a solo dos horas al día. Los pobladores enfrentan dificultades para regar sus cultivos y satisfacer otras necesidades básicas. Además, denuncian la contaminación del agua y la falta de cumplimiento de compromisos por parte de las autoridades y empresas encargadas del suministro de agua.

Finalmente, se menciona que se han formado mesas técnicas para abordar la situación de la Laguna de Piuray, con la participación de diversas instituciones y autoridades locales. Aunque se discuten propuestas como la interconexión de sistemas de abastecimiento, el riesgo de cierre de Piuray y la restricción del servicio de agua potable persisten. La próxima reunión, prevista para el 15 de diciembre, buscará generar propuestas comunes para garantizar la sostenibilidad del servicio ecosistémico hidrológico que brinda la laguna de Piuray.