marzo 3, 2024

Después de Chavimochic y Majes, estos son los otros proyectos para el agro

Si bien hay dos proyectos emblemáticos de infraestructura que destacan para el sector agrícola en Perú, todavía ninguno tiene un futuro claro.

Por un lado, se encuentra el proyecto de irrigación Majes Siguas II, ubicado en la región Arequipa, el cual a la fecha lleva 13 años paralizado. La concesionaria Angostura Siguas -integrada por la empresa Cobra y a cargo del proyecto del riego- resolvió el contrato de construcción, operación y mantenimiento de la obra, según la carta enviada el pasado 1 de septiembre al Gobierno Regional (GORE) de Arequipa. Dicha carta llegó luego que el GORE Arequipa le informara a la concesionaria el inicio de un procedimiento arbitral (oficio N°511- 2023).

El segundo proyecto pendiente es el destrabe de la tercera etapa del proyecto de irrigación Chavimochic ubicado en la región Lambayeque. En su mensaje a la nación de 28 de julio, la presidenta de la República, Dina Boluarte, recordó que este proyectofue abandonado en el año 2016 por el consorcio formado entre Odebrecht y Graña y Montero, en tanto, el avance de obras enfrentaba el riesgo de grave deterioro. En esa línea, precisó que el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri) se encontraba realizando una convocatoria Internacional para la terminación de la represa Palo Redondo.

No obstante, existen hasta cuatro proyectos de infraestructura para la agricultura que se encuentran en desarrollo, de acuerdo con el exministro de Agricultura, Juan Manuel Benites. En conversación con Gestión, detalló que se trata del Sistema de Afianzamiento Hídrico en el Valle de Ica, el Sistema Hídrico Integral del Valle Chancay – Lambayeque, la segunda etapa del Proyecto de Irrigación Olmos (Lambayeque) y el Proyecto Especial de Irrigación e Hidroenérgetico Alto Piura (PEIHAP).

Según dijo, al no tener un plan a largo plazo para desarrollar estos proyectos, a futuro se presentarán problemas para la construcción de represas o espacios para el uso de agua.

“Cada vez vemos poblaciones que se asientan en esos lugares y luego se generarán conflictos sociales porque no tenemos un plan. No hemos reservado las áreas ni las reservas de agua”, apuntó.

Detalle de cada proyecto

Según ProInversión, el proyecto hídrico de Ica contempla la construcción de una presa en el río Carhuancho, un canal de conducción Carhuancho – Choclococha, una presa en el río Ica y derivación del río Pisco – Pampas Villacurí y Lanchas. El proyecto busca el mejoramiento de los niveles de producción y productividad agrícola en dicha zona, con la irrigación de 35,000 hectáreas (has).

En cuanto al proyecto de irrigación Valle Chancay – Lambayeque, secontempla el diseño, construcción y operación mediante la construcción de dos presas (Montería y Sicán) y la ejecución de obras de conducción y distribución para irrigar 33,200 hectáreas. El monto de inversión asciende a US$ 618.80 millones y se prevé su adjudicación en el primer trimestre del 2025.

La segunda etapa del Proyecto Olmos contempla la incorporación de 30,000 nuevas hectáreas de cultivo, que se sumarán a las 43,000 de la Fase I, detalló a Gestión Yuri Armas, presidente de la Asociación Cultivando (exPro Olmos), gremio que agrupa a 16 empresas usuarias de este proyecto.

Según dijo, actualmente en la Fase I del proyecto Olmos se cultivan 24,000 has de diversos productos, entre ellos, caña de azúcar, uvas frescas, palta hass,arándanos y espárragos. En tanto, el cultivo de otras hectáreas pendientes dependerá del aseguramiento del recurso hídrico en la Presa Limón, que provee de agua a este valle.

Para el inicio de la Fase II, precisó, se debe dar inicio a los estudios técnicos respectivos y la ejecución se encuentra en manos del Gobierno Central. Cabe mencionar que esta segunda fase está consignada en la lista de proyectos a ser impulsada por el Gobierno Regional (GORE) de Lambayeque.

Finalmente, el Proyecto Especial de Irrigación e Hidroenérgetico Alto Piura (PEIHAP) busca la irrigación de más de 50,000 hectáreas en el valle del Alto Piura, para lo cual se pretende construir una represa y un túnel de conducción transandino, que transportará agua desde el río Huancabamba.

Recientemente, el gobernador regional de Piura, Luis Neyra, señaló que la obra yacuenta con expediente de saldo de obra listo para comenzar su ejecución, la cual asciende a S/ 940 millones. Ante ello, solicitó a la presidenta de la República, Dina Boluarte, dar el financiamiento para continuar la obra paralizada desde el 2018, luego que la empresa a cargo de la obra, la brasileña Camargo Correa (envuelta en el escándalo Lava Jato), ganara un arbitraje que mantenía con dicho proyecto de irrigación.

Gestión