abril 20, 2024

Cuna del cacao: Ecuador y Perú revelados como su verdadero origen

Cuna del cacao: Ecuador y Perú revelados como su verdadero origen

La llegada de Hernán Cortés a Tenochtitlán en el siglo XVI marcó un punto crucial en la historia del cacao. La leyenda cuenta que el emperador azteca Moctezuma ofreció a Cortés una bebida afrodisíaca elaborada a base de cacao, un gesto que, según relatos, Cortés aceptó a regañadientes. Durante mucho tiempo, esta anécdota ha sido la base simbólica y académica que situaba el origen de la domesticación del cacao en México y la región de Mesoamérica. Sin embargo, una nueva investigación publicada en Scientific Reports desafía esta noción establecida, sugiriendo que los verdaderos orígenes de la domesticación del cacao se encuentran en los países andinos amazónicos como Ecuador, Perú y Colombia.

Los hallazgos de esta investigación plantean nuevas hipótesis sobre las relaciones entre las comunidades precolombinas de la Amazonía, los Andes y la costa del Pacífico, así como sobre el valor del cacao en sus culturas. A diferencia de la creencia común, que situaba a Mesoamérica como la cuna del cacao, la evidencia arqueológica presentada en este estudio sugiere que la domesticación del cacao comenzó hace aproximadamente 5.500 años en la región amazónica de Ecuador, mucho antes que en México o Guatemala.

Los investigadores han identificado rastros de compuestos de cacao en una variedad de artefactos arqueológicos, incluyendo vasijas y piezas ceremoniales, en seis países diferentes. Además, el análisis del ADN antiguo del árbol del cacao ha revelado una diversidad genética antigua en estas especies, lo que puede ayudar a comprender mejor la historia de su domesticación y adaptación. Estos descubrimientos plantean nuevas preguntas sobre cómo el cacao amazónico llegó a América Central y eventualmente se exportó a Europa, sugiriendo una comunicación y un intercambio cultural mucho más extensos de lo que se creía anteriormente.

La cultura Mayo Chinchipe-Marañón, una cultura amazónica binacional que se extiende entre Ecuador y Perú, ha sido fundamental en la comprensión de los orígenes del cacao. En Ecuador, se le conoce como la cultura Mayo Chinchipe y se distingue por el sitio Santa Ana-La Florida, un centro ceremonial donde se han encontrado numerosas vasijas que contienen restos de cacao. En el lado peruano, en Jaén, se le conoce como la cultura Marañón, por el río Marañón. Los estudios en el sitio de Montegrande en Perú han revelado una huaca ceremonial similar a la encontrada en el lado ecuatoriano, sugiriendo una conexión cultural y comercial entre las dos regiones.

El análisis del ADN antiguo del árbol del cacao también ha revelado una diversidad genética antigua en estas especies, lo que puede ayudar a comprender mejor la historia de su domesticación y adaptación. Estos descubrimientos plantean nuevas preguntas sobre cómo el cacao amazónico llegó a América Central y eventualmente se exportó a Europa, sugiriendo una comunicación y un intercambio cultural mucho más extensos de lo que se creía anteriormente.

Los nuevos hallazgos sobre las relaciones entre la Amazonía, la costa y Mesoamérica a través del cacao abren la posibilidad de seguir encontrando evidencias de la importancia de esa planta en la región. Aunque algunos defienden a México como la verdadera cuna del cacao, la investigación sugiere que el papel de la Amazonía en la domesticación de la planta no debe pasarse por alto. Más allá de las disputas sobre quién tiene derecho a llamarse la cuna del cacao, lo que es claro es el papel fundamental que esta región ha desempeñado en la historia y el legado del cacao en el mundo.

EL VIDEO DE LA SEMANA

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES















CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com
M. 955 059 720