marzo 1, 2024

Ancash: Productores solicitan rehabilitar carreteras para trasladar cosechas

0

La semana pasada se registraron fuertes lluvias, lo que ha generado la destrucción de varios tramos de carretera que no solo han aislado a varios pueblos, pues, también, se han convertido en una barrera para sacar las cosechas de pan llevar, así como los de agroexportación de palta y mango de los distritos de Moro, Cáceres del Perú-Jimbe y Pamparomás, ubicados en el departamento Ancash.

El director ejecutivo del Servicio para el Desarrollo Integral Rural (Sedir), Juan Cerna Espinoza, señaló que es urgente que las municipalidades y el Gobierno Regional de Ancash rehabiliten las vías de comunicación y evitar la pérdida de cultivos.

“La accesibilidad con la rehabilitación de las carreteras es prioritaria en estos momentos. En Moro y en el valle de Nepeña hay más de 4000 agricultores que no pueden sacar sus productos y eso les generaría grandes pérdidas económicas. Por ejemplo, estábamos en plena cosecha de palta y recién hemos iniciado la cosecha de mango para la exportación”, comentó el titular de Sedir.

Una de las vías de acceso que se encuentra dañada es la que conduce desde el centro de Moro hasta la zona agrícola del caserío de Larea que concentra buena parte de campos de palta y mango. Además, la carretera que lleva desde Moro por los pueblos de la subcuenca del río Loco, en la sierra de Pamparomás; también tiene varios tramos dañados y en algunos puntos se han registrado derrumbes de cerros que impiden el tránsito vehicular. El centro de Pamparomás está aislado de la zona costa.

Una situación similar se repite con la vía que conecta al centro del distrito de Cáceres del Perú- Jimbe con caseríos como Tinco, Tarapampa, Quita, Shonca y Racuaybamba.

El valle de Nepeña tiene 1200 hectáreas de cultivo de mango y 2300 hectáreas de cultivo de palta. Los agricultores invierten en promedio 10 000 soles por cada hectárea y varios de ellos han perdido sus plantaciones como consecuencia de los huaicos.

Agua urgente

El director ejecutivo de Sedir, Juan Cerna, también señaló que otra de las prioridades es la reparación de los servicios de agua y desagüe que colapsaron como consecuencia de las intensas lluvias. Los pobladores de Moro y Pamparomás se abastecen con agua de camiones cisternas de parte de las municipalidades, sin embargo, en casos extremos la población consume agua de lluvia al no tener otra alternativa.

Sedir llegó hasta la zona de Yapacayán, límite entre Moro y Pamparomás, y constató que los comuneros refaccionan las tomas de agua.

Las actividades de Sedir se desarrollan en convenio de cooperación con la Fundación, Servicio de Liechtenstein para el Desarrollo (LED).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *