marzo 1, 2024

La inocuidad en la producción agroalimentaria es fundamental para consumir alimentos más saludables y generar mayores beneficios económicos a los productores

0

Aseguran expertos en foro con participación del IICA

En el evento participaron alrededor de 150 personas de los sectores privado, académico y de organismos internacionales, como la Universidad Nacional Autónoma de México, la FAO y el Servicio Nacional de Sanidad Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) del país.

La integración de los servicios de sanidad agropecuaria con sistemas productivos que apliquen la ciencia y buenas prácticas en toda la cadena de valor permitirá el consumo de alimentos más saludables y contribuirá al desarrollo rural, expusieron especialistas en un foro internacional sobre inocuidad y seguridad alimentaria con presencia del IICA.

El foro, organizado por la Facultad de Química de la Universidad Autónoma de Querétaro, en México, tuvo la participación de Rocío Campuzano, especialista en Sanidad Agropecuaria, Calidad e Inocuidad de los Alimentos (SAIA) del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

Participaron unas 150 personas de los sectores privado, académico y de organismos internacionales, como la Universidad Nacional Autónoma de México, la FAO y el Servicio Nacional de Sanidad Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) del país, entre otros.

De acuerdo con el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS), se desperdician US$ 110.000 millones debido a pérdidas de productividad y gastos médicos cada año en países de bajos y medianos ingresos, mientras que 600 millones de personas se enferman y otras 420.000 mueren prematuramente por la falta de medidas preventivas y un manejo inadecuado de los alimentos.

Además, las plagas y enfermedades en el sector agroalimentario tienen un profundo impacto en la producción, la economía y el desarrollo de los países.

Ante esto, consideró Campuzano, el incremento en la frecuencia y la gravedad de los brotes de plagas y enfermedades supone retos y emergencias que tienen un profundo impacto en la producción, la economía y el desarrollo.

Por ello, dijo, la adopción de buenas prácticas de producción y manufactura, la transformación y comercialización respetuosas del medio ambiente, y políticas públicas adecuadas, ayudarán a prevenir, detectar y gestionar los riesgos de salud de origen alimentario.

La especialista del IICA explicó que el Instituto, a través del programa de SAIA, ha organizado foros a nivel hemisférico, impartidos por expertos internacionales, para ayudar a actores públicos y privados a implementar el enfoque de Una Salud.

Campuzano expresó que una de las bases primordiales para contribuir al desarrollo de los sistemas agroalimentarios es la educación, por lo que encuentros de este tipo son relevantes para dar a conocer a las nuevas generaciones estos temas clave.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *