marzo 3, 2024

Cubiertas Protectoras: Estrategia Clave en Temporada Desafiante de Cerezas

En la temporada de cerezas, marcada por condiciones climáticas inusuales, los productores se enfrentaron a desafíos significativos. Un invierno más cálido y lluvias primaverales abundantes afectaron la producción, causando daños estimados en más del 30% en frutos tempranos y de media estación. La proyección de exportación se redujo de 100 a 80 millones de cajas debido a los efectos de las lluvias en octubre y noviembre, combinados con un invierno con menos horas frío de lo esperado.

El asesor Walter Masman destaca la importancia de las mallas negras como una herramienta efectiva para proteger los cultivos. Aquellos productores que las utilizaron lograron adelantar y resguardar sus cosechas en un año climáticamente complejo. La instalación de cubiertas se revela como una estrategia clave en “zonas límite” como Quillota, donde se espera que los productores con protección obtengan resultados significativos en comparación con aquellos sin esta precaución.

El 2023 se caracteriza como un “año de acción-reacción” debido a la incertidumbre climática. Masman señala que el 2022 ya ofreció indicios de las condiciones climáticas adversas con fuertes lluvias en noviembre. Esta advertencia llevó a muchos productores a instalar cubiertas como medida preventiva. Se destaca el aumento del interés en estas tecnologías para adelantar cosechas y proteger los cultivos, especialmente después de las lluvias primaverales y condiciones climáticas imprevistas de este año.

El uso de cubiertas implica costos significativos, alrededor de US$30.000/ha, y requiere operaciones específicas en términos de apertura, cierre y ventilación. Además, Masman subraya que la tecnología impacta el ritmo de crecimiento de las plantas, afectando el manejo, la fertilización y la aplicación de productos. A pesar de los desafíos económicos y operativos, los resultados del año demuestran que la inversión en cubiertas no solo adelanta cosechas sino que también protege los cultivos, destacando la necesidad de considerar ambas situaciones al evaluar esta tecnología en el futuro.