marzo 1, 2024

El mercado de importación de limones no está saturado este año

La oferta de limones parece más equilibrada que en años anteriores. GT Parris, de Seald Sweet LLC, dice que actualmente está consiguiendo limones tanto de Argentina como de Chile.

Antes del inicio de la temporada de limón de Argentina se predecía una cosecha alrededor del 30% inferior debido a una temporada de desarrollo seca. “Las cifras han estado bastante cerca, pero han bajado los envíos a todo el mundo. Sin embargo, las cifras para EE. UU. han subido un poco respecto al año pasado. No se está enviando tanto a Europa y se está trayendo un poco más a EE. UU., así que no estamos notando los efectos como yo pensaba”, dice Parris.

También señala que se están enviando más limones argentinos a la costa oeste. “Antes solo llegaban al puerto de Filadelfia, donde a veces se producían cuellos de botella. Este año no es así. Ha sido un mercado bastante fluido”, afirma.

Sin embargo, el resultado de una temporada de cultivo más seca es una mejor calidad general de los limones argentinos. “Quizá no se obtengan los mismos rendimientos, pero la fruta tiene mejor aspecto. Tiene un aspecto más limpio y saludable”, expresa Parris.

Limones chilenos
En cuanto a Chile, también esperaba una cosecha de tamaño similar a la del año pasado. Una helada temprana hizo que algunos limones se reservaran para el mercado nacional chileno por problemas de calidad. “Así que también han bajado un poco y, a su vez, eso ha mantenido el mercado”, comparte el experto. “No ha sido un mercado sobresaturado como el del año pasado y el anterior, en el que tuvimos tres o cuatro semanas en las que había tanto producto que el precio se mantuvo bajo para mantener la demanda. Este año parece que el flujo es bastante bueno”.

La fruta de Argentina y Chile debería estar disponible en EE. UU. hasta finales de septiembre y posiblemente incluso principios de octubre.

Por otro lado, en lo que respecta a los precios, estos son más fuertes que el año pasado por estas fechas. Mientras que los precios de los programas se mantienen relativamente sin cambios, el mercado al contado también ha sido muy estable y bueno para los rendimientos de los productores.

Tras el final de la temporada de limones de Argentina y Chile, México será el siguiente, aunque los problemas de sequía hacen que los productores pidan a los transportistas que se queden más tiempo si es posible con fruta de otras zonas. “En su mayor parte, México se retrasará unas dos semanas”, comparte Parris, quien señala que el calibre también será un problema debido a la falta de lluvias, lo que significa que calibres como el 75 serán prácticamente inexistentes y el 95 también. “El producto alcanzará probablemente su pico en los calibres 165-140. Habrá escasez de fruta grande, lo que mantendrá el precio alto y bastante estable”, concluye.

FreshPlaza