Articulo técnico, hoy: Agrofotovoltaica, agricultura entre paneles solares

Aunque no parezca idóneo combinar cultivos con paneles solares, los últimos estudios sugieren que las granjas solares se combinan sorprendentemente bien con los tomates, patatas, pimientos, etc. No solo comparten tierra y luz, sino que también se ayudan mutuamente a funcionar de una manera más eficiente. De hecho, se ha acuñado un nuevo término para definir este nuevo concepto: agrofotovoltaica.

Según confirma un estudio de la Universidad Estatal de Oregón “si menos del 1% de la tierra agrícola se convirtiera en paneles solares, sería suficiente para satisfacer la demanda mundial de energía eléctrica”.

¿Qué ventajas aporta la agrofotovoltaica?
Aunque los productos agrícolas varían ampliamente dependiendo de los cultivos, del propio clima local y la propia configuración específica de los paneles solares, sí que hay una serie de similitudes y ventanas al combinar la Agricultura + Fotovoltaica.

  • La luz solar directa. La mayoría de las plantas necesitan luz solar directa, pero incluso, tienen límites. Una vez que una planta aprovecha al máximo su capacidad de utilizar la luz solar para la fotosíntesis, más luz solar, puede en realidad impedir su productividad.
  • Más productividad según tipo cultivo. Este estudio asegura que muchos cultivos alimentarios funcionan mejor cuando están a salvo de la luz directa… “La producción total de chiltepin (una especie de chile) era tres veces mayor bajo los paneles fotovoltaicos, y la producción de tomate fue el doble”.
  • Conseguimos utilizar menos agua. Tendremos sombra en el terreno agrícola más horas al día, manteniéndose la humedad por más tiempo, es decir, podemos reducir el uso de agua manteniendo los niveles de producción de alimentos.
  • La sombra de los paneles aporta temperaturas diurnas más frías y temperaturas nocturnas más cálidas para las plantas que crecen debajo, así como más humedad disponible en el aire. Con los beneficios de la sombra, algunos cultivos bajo paneles solares son hasta un 328% más eficientes en el uso del agua según este informe.
  • Los paneles solares son sensibles a la temperatura y se vuelven menos eficientes cuando se calientan mucho (las granjas solares crean un efecto de isla de calor). Los cultivos que están debajo del panel emiten agua a través del proceso natural de transpiración consiguiendo que los paneles no alcancen temperaturas tan altas, sin contar con la disminución de la evaporación del agua existente en la tierra.
  • Se abre una nueva vía económica para el agricultor que no será tan dependiente de las condiciones atmosféricas o de las plagas que posibilitan quedarse sin cosecha, y por ende, sin beneficios económicos durante un año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *