marzo 3, 2024

Espárragos peruanos: Aumento de la Demanda y Perspectivas de Inversión en 2023

La exportación de espárragos peruanos ha experimentado un declive en volumen en los últimos años, pero recientemente se ha observado un aumento en la demanda global de esta hortaliza. La pandemia de COVID-19 ha llevado a cambios en los hábitos de consumo, lo que ha impulsado la demanda de espárragos en las cocinas europeas. Esta mayor demanda ha coincidido con problemas en la oferta a nivel mundial, ya que los principales productores de espárragos luchan por alcanzar los volúmenes de producción de años anteriores.

En el caso de Perú, el segundo mayor proveedor de espárragos a nivel mundial después de México, las exportaciones entre enero y septiembre alcanzaron 65,176 toneladas por un valor de US$ 251 millones. Esto representa una disminución del 21% en volumen en comparación con el año anterior, pero un aumento del 4% en el valor de las exportaciones. Esta disminución en volumen marca un cambio en la tendencia a la baja de los precios de los espárragos, que se ha observado en años anteriores y ha afectado a los productores peruanos.

El estudio sugiere que esta situación podría atraer nuevas inversiones a mediano plazo, ya que los precios de los espárragos han aumentado significativamente en el 2023, alcanzando un promedio de US$ 3.85 por kilogramo, un 31% más alto que el año anterior.

Por otro lado, se proyecta que las exportaciones de uva de mesa liderarán el crecimiento del sector hortofrutícola peruano en el 2023. Las exportaciones de uva de mesa entre mayo y octubre de ese año aumentaron un 65% en comparación con el mismo período del año anterior, alcanzando las 92,000 toneladas. Esto se debe en parte a un adelanto en la campaña de uva de mesa debido a las temperaturas más cálidas, lo que también acortará la duración de la campaña.

A pesar de los desafíos, se espera que el 2024 presente retos para la agroexportación peruana debido al fenómeno de El Niño. Se destaca la importancia de la estabilidad jurídica y la infraestructura como factores fundamentales para atraer inversiones y fomentar el desarrollo del sector agroexportador en el país. En general, se enfatiza la necesidad de generar confianza en los inversionistas para mantener y fortalecer las inversiones en Perú.