marzo 3, 2024

La demanda de crédito agrario asciende a US$ 6,600 millones

0

“Los actores financieros no estamos atendiendo a la misma magnitud que el agro necesita”, fue la línea de entrada del discurso del Ing. Wilfredo Necochea Tello, Gerente del Fondo de Garantía Latinoaméricana (FOGAL), en el marco de la XXI Convención Nacional del Agro Peruano, el 18 último, para luego sustentar que del 93% del universo de productores que se encuentran en la agricultura familiar (2.2 millones) solo el 8% es atendido por bancos, cajas y cooperativas de crédito.

El especialista, sobre la base de información de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) y sus propios cálculos, concluye que en el ámbito rural se están moviendo en créditos más o menos 10,000 millones de soles, de cuyo total más del 73% lo absorben los productores que tienen más de 10 hectáreas (unos 157,000). En otros términos, “la agricultura familiar está desatendida”.

Si calculamos 3,000 dólares por hectárea para financiar la agricultura en nuestro país, según el Ing. Necochea, se necesitaría más o menos 6,600 millones de dólares para capitalizar el sector.

“El movimiento actual de Agrobanco no atiende ni al 5% de la demanda del campo. Necesitaremos varios Agrobancos para responder al sector, que en su mejor momento colocó 80,000 créditos, con 80 oficinas a nivel nacional y una envidiable tasa de morosidad de 2.1%. Hoy el Agrobanco  está muy debilitado y eso preocupa”, acotó el especialista, quien considera que el Estado es  el que debería atender al grueso de la demanda crediticia del agro, pero “con fondos importantes, porque, por ejemplo, solo los subsectores arrocero necesita US$ 500 millones; quinua: US$ 72 millones, y limón: US$ 51 millones”.

¿Cómo obtener recursos para nuevas colocaciones? La propuesta del Ing. Necochea es crear un consorcio entre la central de cooperativas de ahorro y créditos rurales, bancos, fondos internacionales y nacionales y el Estado a través del Agrobanco, para tener un fondo importante para atender el campo, “que tiene riesgos, siempre los tuvo, el tema es mitigarlos con mecanismos de cobertura como las garantías y bajando la tasa de interés, poniendo límites. El BCRP puede hacerlo, su ley orgánica lo permite. Lo ideal  sería consorciar  y fortalecer a las instituciones identificadas con la agricultura”, concluye el Ing. Necochea.

Fuente: Agronoticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *