abril 15, 2024

Mujeres Rurales en Perú: Desafíos Revelados, Oportunidades Ignoradas

La información sobre las mujeres rurales en el Perú es vital, pero a menudo se enfrenta a dificultades de acceso y desactualización. Dos documentos recientes, “Situación de la Mujer Rural 2022” del INEI y “Reflexiones y Desafíos sobre la Mujer Agraria en el Perú” del Midagri, han arrojado luz sobre la situación actual. Destacaremos algunos aspectos cruciales que reflejan la realidad de las mujeres rurales en los últimos años.

En términos demográficos, el INEI informa que la población femenina rural ha experimentado un descenso significativo, pasando de 3,539,900 mujeres en 2010 a 2,841,300 en 2023. Sin embargo, la proporción de mujeres rurales menores de 15 años ha disminuido del 36.6% al 30.3%, mientras que el grupo de mujeres entre 15 y 59 años ha aumentado del 53.6% al 55.8%. Las mujeres mayores de 60 años también han experimentado un aumento, pasando del 9.9% al 13.9%.

En el ámbito educativo, la mujer rural tiene un promedio de 7.8 años de estudio, comparado con los hombres que alcanzan los 8.6 años. Pero la calidad de la educación es una preocupación, ya que el 79% de los estudiantes rurales evaluados en la prueba PISA 2022 no alcanzaron el nivel básico en lectura. En ciencias, se observa una brecha entre géneros, siendo los varones quienes obtienen mejores resultados.

La desigualdad de ingresos es otra problemática destacada, con un 40.8% de mujeres rurales sin ingresos propios, lo que las coloca en una situación vulnerable por dependencia económica. Aquellas que sí obtienen ingresos tienen un promedio de S/ 592.4, en comparación con los hombres rurales que reciben S/ 950.6, generando una brecha del 62.3%.

La tenencia de la tierra también revela desigualdades, ya que el 35.5% de los productores tiene título de propiedad, pero solo el 33.9% son mujeres. La falta de seguridad jurídica limita su acceso a financiamiento, un problema identificado por el Midagri.

En cuanto al financiamiento, solo el 9.1% de los productores agropecuarios solicitó crédito en 2022, y apenas el 24.2% fueron mujeres. La brecha se evidencia aún más en el otorgamiento de montos, donde los varones reciben 1.8 veces más que las mujeres.

A pesar de algunos esfuerzos, las brechas de género persisten en los territorios rurales. Es imperativo promover condiciones que reduzcan estas disparidades y permitan a las mujeres rurales alcanzar su máximo potencial en el desarrollo humano y económico.

EL VIDEO DE LA SEMANA

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO

AUSPICIADORES















CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com
M. 955 059 720